La escasez de semiconductores ha afectado a todas las empresas tecnológicas desde el año pasado, desde las dedicadas al gaming hasta las automovilísticas

Samsung planea poner en marcha una avanzada planta de chips. La gigante tecnológica eligió Texas en Estados Unidos (EEUU) para instalarse y avanzar en la fabricación de estos dispositivos que, por cierto, en los últimos meses han escaseado.

La acción es una victoria para el presidente de los Estados Unidos (EEUU) Joe Biden y su misión de priorizar la seguridad de las cadenas de suministro y una mayor capacidad de semiconductores en suelo estadounidense.

LEE TAMBIÉN: Nintendo rebajará la meta de producción de Switch por escasez de chips

La empresa más grande de Corea del Sur se ha decidido por la ciudad de Taylor, aproximadamente a 48 kilómetros (30 millas) de su gigantesco centro de fabricación en Austin, dijo una persona familiarizada con el asunto. Un representante de Samsung dijo que no había tomado una decisión final y declinó hacer más comentarios, reseñó Bloomberg en Línea.

Lo que sí es cierto es que la planta contrarrestaría los efectos de la escasez de chips. En junio, el presidente Joe Biden hizo un esfuerzo para asegurar las cadenas de suministro críticas, incluida una propuesta de US$52.000 millones para impulsar la fabricación nacional de chips.

Su gobierno ha resaltado la necesidad de aumentar la producción de chips en EEUU. El mandarario ha aseverado que es la mejor manera de competir con China y de mitigar las interrupciones de las cadenas de suministro como las producidas por el Covid-19.

Recientemente, los problemas de Intel para mejorar su tecnología y su posible dependencia futura de TSMC y Samsung para al menos una parte de su fabricación de chips han puesto de manifiesto hasta qué punto los gigantes asiáticos han tomado la delantera en los últimos años.

LEE TAMBIÉN: Renault reduce sus perspectivas de producción tras escasez de chips

La escasez de semiconductores ha afectado a todas las empresas tecnológicas desde el año pasado, desde las dedicadas al gaming hasta las automovilísticas. Entre los anuncios más recientes en esta materia se encuentran el de Nintendo, que redujo su producción de consolas Nintendo Switch en un 20 %, y Renault, que también decreció sus perspectivas de producción.

La crisis de semiconductores también golpea a Apple. Una nota de Reuters que cita a Nikkei indica que la empresa de Cupertino ha decidido reducir la producción de sus tabletas iPads en un 50 % y usar esos chips en su producto vedette del momento: el iPhone13.

La falta de componentes electrónicos tiene su origen en la demanda masiva de dispositivos durante el confinamiento a nivel global.

Empresas dedicadas a la fabricación de chips como Toshiba e incluso Taiwan Semiconductor Manufacturing han advertido que es poco probable que la situación de la fabricación se normalice incluso durante 2022.

LEE TAMBIÉN: Sony reduce expectativas de producción de la PS5 por escasez de piezas