En el trimestre que terminó en septiembre las ventas de la consola fueron inferiores a las expectativas. Desde finales de julio los números cayeron hasta quedar por debajo del ritmo de ventas de su predecesora, la PlayStation 4

Sony redujo sus expectativas de producción del PlayStation 5 para este año fiscal por escasez de componentes, que incluye equipos poco llamativos pero esenciales, como los chips de gestión de energía.

Empresas dedicadas a la fabricación de chips como Toshiba e incluso Taiwan Semiconductor Manufacturing han advertido que es poco probable que la situación de la fabricación se normalice incluso durante 2022.

Sony había proyectado ensamblar más de 16 millones de unidades para marzo del 2022, lo que le permitiría alcanzar su objetivo de ventas para el período, pero ahora la empresa redujo la cifra a unos 15 millones, lo que dificulta su objetivo de 14,8 millones de ventas de PS5.

LEE TAMBIÉN: Apple reduce producción de iPads para usar chips en los iPhone 13

En el trimestre que terminó en septiembre las ventas de la consola fueron inferiores a las expectativas. Aunque se creía que tendría meses de gloria, pues se convirtió en el dispositivo que más rápido alcanzó las 10 millones de unidades vendidas en julio, desde finales de ese mes fue quedándose por detrás del ritmo de ventas de su predecesora, la PlayStation 4.

El director financiero de la marca Hiroki Totoki dijo a inversores en octubre que los problemas de logística y la escasez de piezas se habían agravado para la firma tecnológica.

Para los usuarios encontrar esta consola ha sido difícil durante todo el tiempo que lleva en el mercado, principalmente como consecuencia de la lucha de Sony para conseguir distribuir suficientes unidades a nivel mundial, pues el despliegue lento de vacunas anticovid en los países en desarrollo, donde los proveedores tienen sus bases de producción ha hecho que el suministro de chips y piezas sea imprevisible.

LEE TAMBIÉN: Nintendo rebajará la meta de producción de Switch por escasez de chips

Los socios fabricantes de Sony esperan que la PlayStation 5 siga teniendo un suministro ajustado hasta 2022 y dijeron que producir suficientes unidades para alcanzar el objetivo de la compañía de 22,6 millones de ventas en el próximo año fiscal será un reto.