La medida es consecuencia de la crisis por la escasez de componentes que azota a las industrias tecnológicas. La marca ha optado también por reducir la producción de iPhones más antiguos.

La crisis de semiconductores también golpea a Apple. Una nota de Reuters que cita a Nikkei indica que la empresa de Cupertino ha decidido reducir la producción de sus tabletas iPads en un 50 % y usar esos chips en su producto vedette del momento: el iPhone13.

La marca ha optado también por reducir la producción de iPhones más antiguos, informa el despacho. Todo con el fin de priorizar la producción de su smartphone más reciente, lanzado en septiembre.

LEE TAMBIÉN: Nintendo rebajará la meta de producción de Switch por escasez de chips

Esta noticia llega después de que a mediados del mes pasado Apple anunciara una reducción del 11 % de la producción del iPhone 13, prevista para el último trimestre de 2021.

Apple ha sido una de las big-tech que ha resistido con mayor estoicismo los embates de la crisis de suministros debido a su robusto poder adquisitivo y a acuerdos previos a largo plazo con proveedores de chips. Sin embargo, el máximo jefe de Apple, Tim Cook, advirtió que el impacto de las restricciones será peor durante el actual trimestre de ventas navideñas y la escasez de chips ahora está afectando a la mayoría de los productos de la compañía.

Es natural que Apple privilegie la producción de sus iPhone, ya que se trata del producto más vendido de su catálogo. En 2020, por concepto de ventas en esta categoría, recaudó alrededor de US$ 192 mil millones. El negocio del iPad, por su parte, aunque domina el espacio de las tabletas con más de un tercio de la cuota de mercado mundial, a la compañía le generó casi US$ 32.000 millones. Una cantidad proporcionalmente mucho menor.

Crisis para todas las tecnológicas

La falta de componentes electrónicos tiene su origen en la demanda masiva de dispositivos durante el confinamiento a nivel global. En 2020 Apple sufrió por primera vez las consecuencias de la escasez y tomó una medida similar, reasignando algunas piezas del iPad al iPhone 12.

Señala EuropaPress que las pérdidas que ha generado la escasez de chips han sido millonarias. Según ha asegurado en una reciente entrevista para Financial Times el jefe financiero de Apple, Luca Maestri, la compañía ha dejado de ganar unos US$ 6 000 millones.

La escasez de semiconductores ha afectado a todas las empresas tecnológicas desde el año pasado, desde las dedicadas al gaming hasta las automovilísticas. Entre los anuncios más recientes en esta materia se encuentran el de Nintendo, que redujo su producción de consolas Nintendo Switch en un 20 %, y Renault, que también decreció sus perspectivas de producción.

Tesla, por su parte, ha sido la empresa menos afectada por la falta de componentes. En su caso, de hecho, ha conseguido un récord de producción y entregas en el último trimestre: 237 832 unidades producidas y 241 300 entregadas.

En la conferencia de inversores del segundo trimestre, el fabricante comunicó lo siguiente: «Nuestro equipo ha demostrado una habilidad sin parangón para reaccionar rápidamente y mitigar las disrupciones en la fabricación causadas por falta de semiconductores. Nuestros ingenieros de electricidad y firmware se mantienen fuertes en el trabajo de diseñar, desarrollar y validar 19 nuevas variantes de controladores en respuesta a la escasez de semiconductores».