Connect with us

Columna

El nuevo capital después de la pandemia

mm

Publicado

on

Por: Daniel Alle, Finance Manager en GhFly

Durante los 11 años que trabajo en el área financiera, cultivé una visión muy bien definida de lo que es el Capital dentro de una organización: el dinero, el principio, el fin y la prioridad del capital.

Los últimos eventos económicos y sociales que vivimos, combinados con las experiencias pasadas, me llevaron a cuestionar este concepto y realizar las siguientes preguntas: ¿qué está pasando, financieramente, con el mundo? ¿Es acaso el único propósito del capital, el dinero? Para nosotros, los profesionales que trabajamos directamente con retornos y márgenes, la gran mayoría de las veces, entendemos que el objetivo final de una empresa es simplemente la remuneración y la reproducción del Capital neto. Difícilmente pensaremos lo contrario.

Desde 2008 y la crisis de Subprime, los bancos centrales han experimentado la impresión de divisas a gran escala y la interferencia en los mercados para salvar economías, lo que, aparentemente, hasta antes de la pandemia actual y con diversas advertencias, ha funcionado. También experimentamos tasas de interés cero e incluso tasas de interés negativas, para mantener el ciclo económico en pleno crecimiento. En esta crisis actual, que en mi visión existe un Subprime mucho peor, revisamos el pasado y aplicamos el mismo fundamento pero esta vez en otras proporciones. Estamos creando dinero nuevamente ($ 6 billones solo en los EE. UU. En 2020) aplicándola directamente a los títulos de deuda corporativos. Por teoría y fundamento económico, la respuesta es simple: cuanto mayor es la oferta de capital, es mayor la inflación y menor el valor del dinero. Como Ray Dalio ya mencionó perfectamente en su artículo «The Changing Value of Money», sería lo mismo que jugar Monopolio, pero cuando los jugadores están a punto de abandonar el juego debido a la falta de capital, el banco imprime más billetes y las entrega nuevamente a todos los jugadores, y la vida continúa normalmente. La única diferencia es que en el juego, los precios son fijos.

Tenemos una nueva normalidad: el dinero valdrá mucho menos, se volverá trivial e inútil mucho más rápido que en el pasado. Llegarán nuevas crisis y las nuevas emisiones son inminentes. «Cash is King» se convertirá en «Cash is Trash». Esta es nuestra realidad actual y futura. Entonces, ¿qué puede hacer una empresa? Si el capital ya no significa dinero, ¿qué debemos buscar? La respuesta más tradicional a esta pregunta sería: bonos corporativos, acciones, valores, todo lo que implica el dinero impreso. Pero en mi opinión, creo que será algo mucho más profundo que sólo el mercado financiero. Será la dinámica de los lazos y las relaciones que creamos diariamente. Será el propósito final, la cultura

LEE TAMBIÉN: Directorio de Negocios te recomienda: Encuentra más de 200 servicios que ofrecen las empresas

Los empresarios, en los últimos años, principalmente aquellos con bases tecnológicas, han sido testigos de un cambio en el comportamiento de sus profesionales. Las personas buscan algo más que salario y líneas de carrera para apoyar su crecimiento y eligen empresas para trabajar por su razón de ser, por su cultura. Para ello, es necesario crear recursos organizativos que provoquen y devuelvan esa voluntad, anhelo y energía dirigido hacia un propósito. Crear una cultura robusta, basada en un propósito, para que con el tiempo coseche “el Nuevo Capital”. Después de todo, en 5, 15 o 30 años a partir de ahora, todas las empresas serán tecnológicas. Simon Sinek, en su libro «The Infinite Game», analiza el concepto de que un negocio es un juego infinito. Una empresa no puede jugar para ganar, sino para que la idea principal de su razón prospere, o sea el núcleo de sus valores y principios, presente en el inconsciente de las personas que forman parte de ella. Creo que la internalización de este concepto es fundamental. Además, Nassim Taleb, en su libro “Antifrágil”, demuestra el concepto de antifragilidad, donde una organización se beneficia del shock, ya que se adapta y se convierte en algo mejor. Esta actúa como una Hidra, que cuando te cortas la cabeza, nacen dos. Entiendo que la antifragilidad, aplicada a las organizaciones, está relacionada con la obtención y acumulación de este «Nuevo Capital». Es él quien proporcionará el poder y la voluntad para transformarse en lo que necesita para lograr su propósito.

Trabajé en empresas que generaron, durante mucho tiempo, un exceso de efectivo para convertirse en grandes corporaciones, vi depreciarse estas mismas organizaciones, que en busca del dinero, fueron llevadas a la ruina. Fui testigo de la pesadilla de cualquier emprendedor, al ver la tragedia que ocurre de la noche a la mañana. No fue la falta de capital, sino la falta de los elementos más esenciales, que por ser entendidos como dinero, se perdieron en el tiempo. Al experimentar esto, entendí que cuando el pensamiento monetario predomina, ciertos elementos como la cultura y el propósito son gradualmente olvidados, despreciados o inexistentes. El dinero se convierte en la máscara de la pobreza, y la verdadera personalidad se manifiesta en momentos difíciles de escasez, como los de hoy.

Me di cuenta de que el valor real está en los detalles, en la convivencia y en la visión. Aprendí que los negocios no pueden sostenerse a largo plazo sin estos elementos fundamentales. Estamos en una nave espacial, en busca del dominio del universo y la vida extraterrestre. El dinero es el combustible para llegar allí y sin él, no lo lograremos. ¡Pero ni siquiera despegamos del suelo sin él la nave! Es ella quien realizará el viaje y nos protegerá. Somos nosotros, una cultura, un propósito.

Durante esta crisis sin precedentes, nos dimos cuenta de que los activos reales que tenemos son las personas. Como hemos visto, el Capital Monetario perderá su valor y se convertirá en el «Nuevo Capital», que se resume en la gente y la cultura que permite la metamorfosis. Solo con ella, conseguiremos “el flujo de caja” necesario para continuar el viaje. Esta es la causa, el resto es la consecuencia y solo nos daremos cuenta de esto cuando seamos parte de una organización en este nuevo formato.


Si quieres conocer más acerca de los cursos remotos de ISIL, regístrate en el siguiente formulario:

mm

Medio de comunicación líder especializado en temas de Marketing y Publicidad.

Advertisement

Chamba para Creativos

Advertisement

Las más leídas