Por: Bryan Cortes, Social Media Analyst, GhFly Agency

«Nos encontramos en una etapa donde la era digital es la más importante, y las redes sociales son una parte imprescindible para el crecimiento de las marcas en el universo online. Los usuarios interactúan y consumen las redes sociales la mayor parte del tiempo. Si estamos esperando entrar a una cita médica (Interactuamos), si estamos en el transporte público (Interactuamos).

La base primordial del crecimiento en las redes sociales es la organización de contenido en el cual nuestros usuarios se sientan identificados con la marca. No solo es publicar por hacerlo, si no detrás de eso debemos tener en cuenta que puntos nos harán ser eficaces.

Conocimiento de plataformas: 

Primero que nada debemos saber en qué canal nuestra estrategia será lanzada. Ya que las plataformas manejan diferentes algoritmos de entrega y de resultados. 

Un ejemplo el Linkedin & Tik tok: Linkedin es una plataforma que se nutre de texto para dar una información mientras que Tik Tok juega y da resultados importantes con base al Audio e imágenes. 

Por lo tanto debemos conocer el contexto que queremos comunicar y dependiendo de nuestra audiencia ver cual es la mejor plataforma para darle luz verde.

Nuestra Audiencia: 

A pesar de parecer obvio, conocer el perfil del público objetivo es la etapa más importante de una estrategia de contenido. 

Al tener conocimiento de las características de las personas que pueden interesarse por una determinada marca, producto o servicio, envías un mensaje más adecuado. Para tener conocimiento de esto realizamos una busqueda de Edades, sexo, ubicación y habitos de consumo de nuestros usuarios. Esta información nos dará la oportunidad de entender mejor lo que queremos comunicar y lo que nuestros usuarios buscan. 

Lo visual primero:

La mayoría de veces lo que más nos atrae es lo visual, sea una fotografía, ilustración o video. Tenemos un tiempo determinado de 3 Seg para atraer a nuestros usuarios al ver nuestra imagen. Las publicaciones que realizamos de baja resolución sin un contexto son ignoradas de manera rápida.“Del afán solo queda el cansancio” es por esto que debemos trabajar nuestro contenido visual de la mejor manera jugando con la regla de los tercios en donde buscamos posiciones de texto y fotografía adecuados, ya que no queremos provocar una saturación. ¿Verdad? 

Si no tienes recursos para trabajar de manera eficaz en tus imágenes o en alguna ilustración. Estas páginas te serán muy útiles. (Pixabay – Freepick – stockimages).

Incentivo genera crecimiento: 

Al tener una base consolidada de usuarios debemos generarle un incentivo a la interacción con nosotros, la herramienta para realizar este intensivo es invitar a nuestros usuarios a compartir el contenido si es lo requerido o también realizando encuestas con ellos de paso fortalecemos los conocimientos y lo que ellos esperan ver de nosotros. 

Planificación de entrega:

La base de una buena entrega es un acompañamiento de información, esto se debe a que publicar una foto sin un acompãnate es un error grande. 

No toda imagen vale por mil palabras. Cuando esto ocurre dejamos a nuestros usuarios más confusos ya que un buen acompañamiento de imagen es un texto que nos guíe a lo que queremos comunicar. Para esto realizar una buena planificación debe tomar un tiempo adecuado, para no fallar al ser lanzada al público ya sea por un error de imagen u ortográfico. 

Relevancia en el Material:

La calidad de la imagen y del texto es súper importante. No podemos confiar sólo en un rostro hermoso. Sobre todo cuando nuestro público es selectivo y exigente.

Para esto debemos reunir las principales dudas de la audiencia y crear un contenido útil para entretener e interactuar sin importar el formato: artículo, post, podcast, pdf, vídeo, etc. Nuestro foco es hacer que nuestros seguidores digan: ¡Wow! ¡Qué calidad!. Las redes sociales son los canales perfectos para que explores esa calidad que tienes guardada. 

Llamada a la acción:

Calls to Action o CTA, son conocidos como llamadas a la acción, que incentivan a la realización de algo. Por ejemplo, si la intención es dirigir al sitio, el texto se puede finalizar con:

¿Quieres saber más? ¡Visita nuestro sitio (link).

Esta misma estrategia se utiliza para invitar a la descarga de contenidos o suscripción de alguna plataforma.