La popular marca propiedad de Mondelez está tan posicionada que se da el lujo de cambio de nombre temporalmente como parte de una acción de marketing. Aquí te contamos.

Hay que ser una marca líder y con historia para darse el lujo de cambiar de nombre temporalmente tan solo a propósito de una campaña de marketing. Pero de hecho, si alguna cumple con estas características es el queso Philadelphia, de Mondelez, que lo ha hecho en España como parte de una acción por el mes del turismo.

El conocido queso crema cambió el nombre en su envase en 26 ciudades del país ibérico, sustituyéndolo por el nombre de estas localidades para promocionarlas como detino turístico, en una campaña creada por la agencia española Ogilvy.

El objetivo de la acción, titulada «Por nuestras ciudades», es promover el turismo nacional. A lo largo de la campaña, se producirán más de seis millones de tapas dedicadas a las ciudades protagonistas.

LEE TAMBIÉN: Buscan potenciar el turismo interno con campaña «El Perú es sus regiones»

Las ciudades cuyos nombres aparecen en los envases de Philadelphia son: Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Córdoba, Gijón, Granada, Hospital de Órbigo, Las Palmas de Gran Canaria, Logroño, Madrid, Málaga, Mérida, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca, Pamplona, Santander, Santiago, Sevilla, Toledo, Valencia, Valladolid, Vigo, Vitoria y Zaragoza.

La campaña estará activa hasta el 30 de noviembre e incluye un sorteo de trescientos Smartbox con estancias de dos noches en su ciudad española preferida.

“Es una campaña histórica, que reflejara el compromiso y el vínculo que nos une a los consumidores españoles. Nos preguntamos qué pasaría si cediéramos uno de nuestros elementos más icónicos, el nombre de nuestro packaging, a algunas de las maravillosas ciudades de nuestro país. El resultado es una campaña única, que nos acerca más que nunca a nuestros consumidores”. Así lo dijo Concha Barreda, Senior Brand Manager de Philadelphia en España.

Por su parte, José Izaguirre, Director Creativo de la campaña en Ogilvy, dijo: Vivimos momentos complejos. Una nueva realidad que exige decisiones valientes para conectar con los consumidores. Que una marca renuncie a su icónico nombre en favor de nuestras ciudades es un buen ejemplo de ello. Si además esto sirve para ayudar al turismo nacional, el círculo se cierra”.