Los empleados de Huawei deben cambiar su país de estadía cada 5 años y no pueden relacionarse con otras nacionalidades o seran despedidos.

De acuerdo a las denuncias de varios exempleados de la empresa tecnológica China, Huawei, no ve con buenos ojos que su talento humano se relacione con personas de Europa y el resto de occidente, a tal punto de colocarle severas sanciones a quienes no cumplan con esta normativa de la empresa.

Algunas de las sanciones más extremas por parte de Huawei llevan al despido de sus empleados, si estos deciden pedir ciudadanía en el país de Europa en el que se encuentran, en caso de casarse con otra persona que no sea de origen asiático o incluso, tan solo relacionarse puede traer consecuencias.

De acuerdo al diario británico Daily Telegraph, estas acciones son vistas como una «traición» por parte de la empresa China. Según una investigación llevada a cabo por distintos medio de comunicación internacionales, la razón de estas medidas se debe a que Huawei quiere que sus empleados sigan sujetos a la ley china, así como también pretenden evitar la fuga de información confidencial en el extranjero.

Distintos ex empleados de Huawei han rendido declaraciones bajo el anonimato, entre estos han alegado que  “la atmósfera interna de la empresa es que si te casas con una persona local y obtienes derechos de ciudadanía, esto se considera una traición”.

Para obligar a los empleados a cumplir con las políticas de la empresa, los trabajadores que son enviados a otros países son trasladados cada 5 años a una nación distinta con el fin de evitar que su talento humano se relacione con otras nacionalidades.