La asociación fundada en Colombia busca que los influencers sean como empresarios, quiere ayudar en el diseño de políticas que favorezcan su desarrollo y, por último, profundizar en las relaciones entre creadores y plataformas.

Por su capacidad para aumentar la visibilidad y la notoriedad, los influencers se han convertido en una herramienta clave para marcas y compañías a nivel mundial. Sin embargo, más allá de servir como canal de comunicación, los creadores de contenido en redes sociales le han dado forma a un sector en sí mismo donde confluyen el entretenimiento, la generación de empleo y el desarrollo de negocios.

Con el fin de dar un paso más allá en esta industria en América Latina, concretamente en Colombia, la semana pasada se presentó la asociación de influencers Laick (Latin American Influencer Council) en Medellín.

La organización impulsada por el empresario Roberto Rave nace sin ánimo de lucro y con el objetivo de hacer de los creadores de contenido un pilar del crecimiento y progreso de la economía naranja.

Lee también: BBVA lanza tarjetas elaboradas en un 85% de plástico reciclado y sin números ni CVV

Laick cuenta con tres objetivos principales. Primero, lograr que influencers y creadores sean reconocidos como empresarios, ya que muchos de ellos gracias al posicionamiento destacado que han alcanzado en redes sociales y plataformas digitales han tenido la oportunidad de poner en marcha sus propios negocios y hacerse un hueco en el espectro de las microempresas. Segundo, promover y ayudar en el diseño de regulaciones y políticas que afiancen las aportaciones de estas figuras al ecosistema digital y favorezcan su desarrollo. Y, por último, profundizar en las relaciones entre creadores y plataformas para, entre ambas partes, establecer buenas prácticas para el crecimiento de la industria y la dinamización de la economía.

Servicios

Entre sus servicios, la asociación brindará asesoramiento legal y tributario, acompañamiento comercial, orientación reputacional, lobby ante autoridades legisladoras, networking, relación con otros empresarios y las plataformas, y adicionalmente, acceso a rondas de inversión. “Muchos empresarios creadores de contenido han tenido que dejar su país debido a los aumentos desproporcionados de reglamentaciones e impuestos”, explican desde Laick. “Juntos podemos lograr que Latinoamérica y Colombia sean ejemplo de políticas públicas para el sector”.