Paul Romer, ganador del Premio Nobel de Economía en 2018, declaró que la publicidad es el gran negocio de internet y que es peligroso. Por eso, consideró urgente la creación de leyes para regular en la materia, sobre todo en América Latina.

La publicidad es el gran negocio de internet, es peligroso y es urgente que sea regulado con mucha más severidad. Así opina el Premio Nobel de Economía 2018, Paul Romer, quien considera vital la implementación de una política fiscal más clara en esta materia a nivel global y especialmente en América Latina, donde aún el tema se debate solo superficialmente.

«Hay que poner impuestos para las compañías que muestran anuncios publicitarios para la población de cierto país. El impuesto debe de ser progresivo para que sea mucho más alto para los gigantes que ahora controlan la industria tecnológica«, comentó Romer durante el Encuentro DG1TAL organizado por la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

LEE TAMBIÉN: Perú evalúa cobrar impuestos a Netflix, Disney +, Uber y otras plataformas

El experto puso como ejemplo el caso de Google y Facebook. En el caso de la primera, detalló cómo su modelo de negocio le permite obtener hasta US$ 50 000 millones al año por publicidad. Facebook, por su parte, tuvo ganancias de US$ 84 169 millones de dólares, de acuerdo con sus respectivos informes trimestrales.

De igual forma, Amazon y Microsoft serían pechados, pero más allá las demás compañías no pagarían nada porque quedarían por debajo del umbral del gravamen.

«Creo que todas las jurisdicciones incluyendo México y Latinoamérica deben empezar a pensar en una propuesta donde se ponga un impuesto sobre los ingresos que están recibiendo compañías como Facebook y Google, es decir, de compañías de su propio país que les están pagando para que ellos enseñen anuncios a la población», subrayó.

Profundizó detallando que con un impuesto a los ingresos publicitarios de 30 %, las Big Tech pagarían entre US$ 14 mil y US$ 20 mil millones al año en Estados Unidos.

“Los ingresos de este impuesto serían sustanciales. Piensen en lo que se podría hacer con este dinero. Nada más piensen la relación del Producto Interno Bruto con el de otro país y hagan el ajuste de lo que están cobrando Facebook y Google en publicidad y se darán cuenta de cuánto están obteniendo en otro país por ingresos de publicidad”, comentó.

Modelo peligroso

Para Romer, el modelo de publicidad es el que realmente impulsa al internet, en el que una persona al hacer una búsqueda en Google obtiene diversos links de distintos sitios que se traducen en ingresos para la firma a pesar de que el internauta hace la búsqueda de una página en específico.

En su intervención en el evento, el economista estadounidense opinó que la publicidad en internet tal como se aplica actualmente puede causar grandes daños, por eso, la idea del impuesto no es solamente el de percibir ingresos para el fisco sino también desalentar a las empresas a continuar con ese modelo.

«Puede controlar lo que veo, lo que escucho, lo que pienso y consumo. Esto es muy peligroso para que cualquier compañía lo tenga», puntualizó, recordando, por ejemplo, el caso de intromisión de Cambridge Analytica en los usuarios de Facebook de Reino Unido para disuadir la intención del voto a favor del Brexit en junio del 2016.

Romer, quien ganó el Nobel en 2018 junto a William Nordhaus por sus aportes a la innovación y crecimiento económico, es profesor de la Universidad de Nueva York.