Dialogamos con Gonzalo Ruiz, director de La Casa de Carlota & Friends Lima para conocer sobre el trabajo de esta agencia que ya cumple un año en Perú y que tiene como centro el trabajo de marketing desde el «activismo creativo».

Cumple un año en Perú la agencia La Casa de Carlota & Friends Lima, un proyecto nacido en España que tiene como propósito trabajar la creatividad, la publicidad y el marketing con una perspectiva neurodiversa.

Su apuesta disruptiva llegó al país al mismo tiempo que la pandemia de covid-19 así que sus desafíos han sido redoblados; no obstante, ese mismo contexto le ha dado la oportunidad de explorar nuevos espacios e ideas en los cuales su eje transversal, el «activismo creativo» ha podido insertarse con éxito.

Conversamos con el director de la agencia, Gonzalo Ruiz, sobre el trabajo que hoy realiza La Casa de Carlota & Friends Lima y las campañas emprendidas en este primer año de labores. Esto nos contó:

—Cuéntanos de qué se trata el concepto de «activismo creativo» que promueve la agencia.

—Nuestra apuesta considera que la diversidad, la neurodiversidad, la sostenibilidad y la creatividad son la base para romper el statu quo. Por eso, nuestro objetivo es activar la creatividad para inspirar y movilizar a las marcas a generar soluciones transformadoras, en beneficio de la sociedad y al planeta.

En la compañía, que nació hace ocho años en Barcelona, España, pensamos que en estos tiempos ya no es suficiente con que las empresas cumplan sus programas de responsabilidad social corporativa. Ahora necesitan transformarse alrededor de un propósito que luego abanderen.

—Ustedes han desarrollado una metodología para insertar preocupaciones sociales en las narrativas marketeras. ¿Podrías contarnos un poco cómo funciona?

—Más que una narrativa es un call to action. Creemos firmemente en que las marcas deben incorporar en su estrategia la creación de valor para la sociedad y el planeta, con la misma importancia que se atienden las necesidades del consumidor y del accionista.

Todo se inicia con el hallazgo de un propósito que converse con los capabilities de la compañía. En una siguiente etapa, desarrollamos una nueva identidad marcaria en la que consideramos algunas herramientas, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que nos ayudan a que las acciones de la marca sean honestas, y así evitar el greenwashing. Finalmente, conectamos el propósito con todas las acciones de comunicación de la marca: en esta fase ponemos a disposición una creatividad disruptiva en base al pensamiento lateral.

Es importante mencionar que nuestra metodología se adapta a la evolución que tiene una marca o una compañía en términos de sostenibilidad. Existen compañías que tienen un propósito sólido. En este caso, nos focalizamos en las propuestas de comunicación.

—¿Cuáles son los valores que abandera el activismo creativo de La Casa de Carlota?

—Tomar consciencia del mundo en el que vivimos, para intentar desde la creatividad dejar una huella positiva en el planeta; el trato de igual a igual y la inclusión desde un punto de vista de sumar diversidad de talentos de todo tipo.

—¿Podrías contarnos un poco sobre la experiencia de la agencia en Perú y sobre algunas campañas hito que hayan desarrollado?

—Inesperadamente, iniciamos operaciones en el país casi a la par que comenzara la pandemia, a inicios del 2020. Si bien esto nos afectó, también nos impulsó a no quedarnos de brazos cruzados. Así, decidimos acercarnos a la Oficina Regional de Voluntarios ONU de LATAM y Caribe, y juntos hicimos la campaña #ContagiaVoluntad, con la cual ayudamos a aumentar en dos dígitos porcentuales la contratación de voluntarios en toda la región, quienes contribuirían de forma directa o indirecta en la lucha contra la covid-19.

Los resultados positivos de esta campaña ayudaron a que nos encargaran una siguiente campaña regional, donde nos atrevimos a sugerir un cambio temporal de nombre a la oficina de Voluntarios de las Naciones Unidas por «La Organización de las Personas Unidas»; campaña con la que seguimos recaudando más esfuerzos y voluntades contra la pandemia.

El 2020 lo cerramos con una campaña de Navidad y Fin de Año con Interbank, en colaboración con su agencia digital. ¿El objetivo? Un mensaje de optimismo y unión que se tangibilizó en una campaña de donaciones a través de millas Benefit para Juguete Pendiente llamada Destinos Solidarios.

—Cuéntanos sobre el equipo de la agencia y sobre la diversidad del grupo que integra la casa.

—En el equipo de La Casa de Carlota Lima trabajamos personas de España, Ecuador, Colombia y por supuesto, Perú. Además de estas varias nacionalidades en el equipo local contamos con el refuerzo creativo de nuestras sedes de Barcelona, Sao Paulo o Medellín, entre otras.

Pero nuestro modelo de trabajo no solo es una diversidad de culturas, sino una diversidad de formas de pensar. Aquí es donde entra la potencia de la neurodiversidad y el pensamiento lateral, pues esto ayuda a lograr outputs disruptivos.

Esta magia se logra al incluir en el proceso creativo, no solo a profesionales del mundo de la publicidad y el marketing, sino también a personas con síndrome de Down o autismo, quienes nos aportan y complementan con una visión muy distinta del mundo. Y esto genera un gran diferencial como valor creativo.

Fotos: @jbustamantefotografia