Los anuncios de la cervecera no estarán presentes en el evento deportivo por primera vez en 37 años. Su tiempo será cedido a organizaciones que educan sobre el fármaco contra la covid-19.

Por primera vez en 37 años la cerveza Budweiser no contará con anuncios publicitarios en el Súper Bowl. La compañía decidió destinar esos fondos a concientizar sobre la vacuna contra la covid-19 durante el resto del año, e igualmente parte del tiempo en pantalla que le correspondería en el evento deportivo se lo cederán al Ad Council y a la Covid Collaborative’s Vaccine Education Initiative.

Lo informó la propia empresa a través de una campaña que han bautizado como Bigger Picture, en la cual se aborda el espíritu popular de colaboración y fraternidad, identificando en especial al pueblo de los Estados Unidos. El spot está narrado por la actriz Rashida Jones.

Según ha explicado la compañía en un comunicado, Budweiser comprende el valor de la conexión en persona, “un elemento esencial de la cultura estadounidense que no fue posible en 2020. Al ayudar a aumentar la conciencia sobre las vacunas, Budweiser está ayudando a acercarse a un momento para que todos se reúnan en persona de manera segura”.

A pesar de la decisión de Budweiser, otras marcas de cerveza de la casa matriz Anheuser-Busch, como Bud Light y Michelob Ultra, emitirán anuncios de cuatro minutos durante el Super Bowl.

Este año la venta de publicidad para el evento deportivo ha sido cuesta arriba. Marcas como Toyota, Pringles o Mountain Dew confirmaron su participación, pero otras igualmente importantes y que tradicionalmente participan, como Pepsi, Coca-Cola, Facebook o Avocados From Mexico, han decidido abstenerse.