Una creativa argentina desbordó su imaginación combinando los diseños que veamos a diario con un mágico estilo vintage ¿El resultado? un muestra de que las formas de comunicarnos no han cambiado por completo, solo se han modernizado.

La diseñadora gráfica argentina radicada en España Luli Kibudi con amplia experiencia en los rubros de marketing y comunicación ha lanzado su nuevo proyecto personal bajo el nombre de “Once appon a time”, érase una vez – al español- en el cual demuestra su potencial creativo llevando la identidad de las marcas que forman parte de la rutina diaria en la comunicación actualmente, a décadas pasadas. 

Luli Kibudi adaptó a las marcas logrando llevarlas a una época donde era impensable las formas de comunicación a través de los canales actuales como cualquier medio de red social, lo que dio como resultado evidenciar que las formas para comunicarse siguen siendo las mismas solo que ahora traspasadas a una era totalmente digital. 

Este proyecto nace ante el notorio auge de la industria digital por la pandemia. “Creo que durante este confinamiento todos nos hemos dado cuenta sobre la magnitud de la revolución digital de los últimos años. Hemos interiorizado estas herramientas y, sin duda, nuestras vidas han cambiado de forma radical. Pero con estos diseños quise plantear: ¿y si realmente nuestra forma de comunicarnos no ha cambiado en absoluto?” explicó Lula Kibudi.

Aplicaciones como WhatsApp, Instagram, Facebook, Linkedin, Spotify, Gmail y Tinder son unos de los medios que figuran en la amplia lista de conceptos creativos sobre los que la diseñadora se inspiró para llevar a cabo su trabajo, tratando de abarcar cualquier plataforma que sirva de comunicación actualmente. 

Basada en el cambio de rutina y decidida a incrementar su portafolios, desarrollo diseños que había postergado anteriormente “El confinamiento me impulsó a crear nuevos diseños, descubrí que tenía tiempo de más al no poder salir y, ¡fui por ello! El hecho de estar encerrada me permitió sacar provecho de la situación y poder desarrollar conceptos creativos y diseños que había decidido posponer porque ‘nunca tengo el tiempo suficiente” explicó la diseñadora.