Estiman que por cada hora de actividad dentro del internet mundial se producen entre 25 a 30 mil toneladas de CO2 por hora, superando incluso a otras industrias tan contaminantes como el sector textil.

Asumir la transformación digital se ha convertido en un sinónimo de adaptarse o morir ante las nuevas necesidades de los consumidores. Para destacar en entorno virtuales el email marketing se ha convertido en el favorito de las marcas, ofreciendo un retorno de inversión superior del 122%, según eMarketer. Superando en efectividad a las redes sociales, sin embargo, al mismo tiempo se está convirtiendo en un problema de impacto ambiental.

¿Por qué el email marketing es un problema ambiental?

El Instituto de Ecología de la  Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), asegura que cada hora de consumo de internet en el mundo es capaz de producir en promedio 25 a 35 mil toneladas de CO2. De esta preocupante cifra, se ha desglosado que tan sólo un correo electrónico, de esos que tanto dejan los usuarios almacenados en su bandeja de entrada, puede llegar a generar hasta 50 gramos de CO2 por día.

La razón de esto se encuentra dentro de los centros destinados a almacenar datos, mismo que necesitan para su operatividad un gasto energético constante, durante las 24 horas del día, los 365 días del año. De esta forma se asegura el funcionamiento de los discos de almacenamiento, como es de suponer, mientras más se almacena, más electricidad necesitan las grandes empresas.

Al respecto, un artículo de Forbes explicaba recientemente que la gran dependencia de las empresas del software y los canales en línea está impulsando la demanda de centros de datos. Un contexto que a su vez, según estudios académicos, ahora representan entre el 1 % y el 2 % del consumo mundial de electricidad.

Ante este escenario, los líderes tecnológicos han comenzado a organizarse en Estados Unidos, para lanzar iniciativas que permitan una operatividad más sostenible dentro de las empresas. Sin embargo, tanto la efectividad como el impacto de estos esfuerzos aún están por definirse.

¿Cómo pueden ayudar los consumidores?

De esta forma, la industria tecnológica se ha convertido en un sector tan contaminante (o incluso mucho más), que el textil. Mismo que, según datos de la ONU, el mercado de la moda es capaz de generar más emisiones de carbono que incluso todos los vuelos y envíos marítimos internacionales en su conjunto, contando también el impacto que esta operatividad tiene en el cambio climático y, por supuesto, en el calentamiento global.

LEE TAMBIÉN: La paradoja de los autos eléctricos: 150 mil toneladas agua por un vehículo más sostenible

Algunos usuarios en redes sociales se han viralizado tras abordar este tema, hasta ahora la solución más evidente que ha surgido en relación a los correos electrónicos es precisamente eliminando todos aquellos que están ocupando espacio en tu bandeja pero que no tienen ninguna utilidad real.

Aunque se trata de una iniciativa con un gran apoyo dentro de la comunidad digital, también es cierto que se desconoce qué tan positivo es su impacto, o si realmente representa un cambio. Sobre todo, porque el caso de los correos electrónicos es solo la punta del iceberg, en un océano de contenidos.

Angel Vizcaino

Angel Vizcaino

Redactor Web con experiencia en medios digitales y posicionamiento SEO. Contacto: [email protected]