Llegó al país una solución financiera que le permite a los trabajadores generar un código QR que podrán compartir con aquellos clientes que deseen darles propina.

La empresa de soluciones financieras Radar Payments desarrolló Tippay, una aplicación móvil que simplifica a sus usuarios el cobro de propinas y garantiza que los trabajadores reciban a través del canal digital el valor otorgado por sus clientes, directamente en sus cuentas bancarias, eliminando así la excusa de no cargar efectivo. 

A través de la adopción de este tipo de servicios, las instituciones financieras tendrán la oportunidad de llegar a clientes potenciales y encontrar ingresos adicionales al cobrar una comisión mínima por cada propina registrada.

LEE TAMBIÉN: Paypal pondrá en marcha pagos con QR para reforzar presencia en tiendas físicas

Esta solución aprovecha el contexto de digitalización que está sufriendo el comercio global, en el que además se redujo el uso del efectivo un 16% en el 2020, según datos de la consultora McKinsey. Aunque la firma espera que para este 2021 se haya recuperado el uso de este instrumento de pago, las soluciones digitales están llegando para quedarse.

Mauricio Fernández, director de operaciones América de BPC, señala que están aprovechando “el auge de la digitalización en las instituciones financieras para atender las necesidades de las personas vinculadas a los sectores del ocio, entretenimiento y turismo”. Dado que, según el ejecutivo, “miles de empleados” de los mismos rubros dependen de las propinas para complementar su salario básico.

¿Cómo se usa?

Los bancos asociados a este ecosistema de propinas tienen la oportunidad de emplear Tippay como una aplicación independiente o integrarla a su sistema financiero. Como consecuencia, utilizando los mismos datos de la cuenta, se genera el bolsillo directo en que el empleado recibirá las propinas.

Para usar esta herramienta los trabajadores deberán visitar la página de Tippay del banco que habilite la opción y registrarse utilizando su número móvil, bajo una contraseña. De igual forma pueden añadir los datos de su tarjeta, en caso de ser clientes del banco que presta el servicio; así, cada usuario obtiene un código QR independiente que puede compartir con los clientes.