Universidades de Estados Unidos promueven esta forma de aportar propuestas a diversas ramas del conocimiento. En general, su fin último es generar soluciones en base a necesidades. Te explicamos cómo funciona.

El desing thinking o pensamiento de diseño es una metodología que hoy está de moda en algunas universidades de Estados Unidos y que invita a pensar en la resolución de problemas o proyectos como si de la construcción un diseño se tratase. Está en boga por su pragmatismo y porque, según sus entusiastas, facilita la emergencia de soluciones innovadoras.

Entre las casas de estudio de renombre que tienen cursos dedicados a esta metodología están Stanford, Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Igualmente, empresas como Apple, Google o Samsung promueven este sistema entre sus equipos para promover la innovación.

Del desing thinking comenzaron a hablar algunos autores en la década de 1960 pero hoy volvió a popularizarse gracias a IDEO, una compañía de diseño global fundada en Palo Alto, California.

El desing thinking plantea que ante un problema o proyecto, quien lo emprende debe pensar primeramente en la empatía a lo requerido o solicitado para a partir de eso generar la inspiración y las ideas que puedan configurar un prototipo. Se trata de una ruta que es la misma que normalmente sigue un diseñador para pensar y presentar un proyecto creativa.

Mapa de ruta del desing thinking

Un nota de BBC ofrece como referencia un camino de seis pasos para emprender proyectos a partir de desing thinking. No obstante, no es un estándar y otros pensadores se inclinan por mapas de ruta más largos o más cortos. En este caso, los pasos son los siguientes:

1.- Empatizar: se basa en formular una pregunta y pensar en en para quién se diseña.

1.- Definir: buscar inspiración, observar, descubrir.

3.- Generar ideas: usar la inspiración más allá de lo obvio para encontrar soluciones nuevas.

4.- Prototipo: hacer que las ideas sean tangibles, crear prototipos preliminares y descubrir qué funciona y qué no.

5.- Prueba y error: poner a prueba los prototipos y tomar en cuenta el feedback.

6.- Compartir la historia: una vez que encuentres la solución adecuada, elaborar y compartir la historia para presentarla a colegas y clientes.

Conoce los programas de Centrum PUCP

Si deseas especializarte y conocer los programas de Centrum PUCP, registra tus datos en el siguiente formulario: