Conversamos con José Miguel Marchena, Gerente de Innovación y Desarrollo de ISIL, docente universitario e influencer en el área de marketing e innovación. Lo interrogamos sobre las claves para tener engagement en esta red social.

Tiene más de 13 mil seguidores en LinkedIn y es un apasionado de los temas relacionados con marketing e innovación. Además, es docente universitario y gerente educativo. Hablamos de José Miguel Marchena, influencer peruano que da cátedra de buenas prácticas en la red profesional de Microsoft.

LinkedIn no es una red social tan masiva como Facebook, Instagram o Twitter. No obstante, su segmentación a la audiencia profesional y la rigurosidad con que busca mantener ese perfil se erigen como grandes ventajas para crear comunidad. Marchena subraya que no se trata de un espacio meramente dedicado a la búsqueda de empleo, sino que trasciende por mucho ese objetivo.

Marchena es hoy Gerente de Innovación y Desarrollo en ISIL, donde ha laborado por más de siete años. Conversamos con él para conocer su historia como influencer y para que nos revelara las claves del éxito en esta plataforma que en el último año ha crecido exponencialmente en Perú. Esto nos contó:

—Eres uno de los influencers peruanos más conocidos en LinkedIn en el área de marketing. ¿Qué te llevó a decantarte por esta red social como espacio de socialización de contenidos de valor?

—No fue algo planeado. Empecé en el 2014 y con la misma inquietud que mucha gente: como una plataforma para mostrar sus credenciales y para construir relaciones profesionales. No necesariamente llegué pensando en que iba a poder tener alguna influencia o construir una comunidad alrededor del contenido que he compartido. Pero en los primeros dos años me di cuenta que era una red que te permitía ese nivel exposición si es que sabías encontrar los contenidos que a la gente le parecen útiles y que disfrutes compartir, así que fue más bien progresivo.

—¿Cómo sitúas a LinkedIn dentro del escenario actual de las redes sociales? ¿Qué crees que tiene de particular y de diferente con respecto a las otras plataformas hegemónicas?

—LinkedIn es para mí una plataforma que tiene muchísimo potencial. En el último año y medio ha tenido un crecimiento notable en el Perú particularmente, y en Sudamérica en general. Creo que lo complejo que ha sido encontrar empleo en esta época ha hecho que se encuentre en esta plataforma una oportunidad, pero también creo que es el principal paradigma por romper. LinkedIn no es una plataforma solo de búsqueda de empleo; eso puede hacer que la manera en la que la vemos sea errónea.

Es una plataforma más bien de intercambio de información, para construir relaciones profesionales, se pueden encontrar socios de negocio o potenciales aliados para emprendimiento o gente que tenga aficiones o hobbies relativos a innovación, investigación, no solamente del Perú sino del resto del mundo. Entonces yo creo que, por un lado, es una red social que mantiene intactas sus características originales, no se desborda con contenidos que no sean profesionales, y creo que otra variable que la hace mantenerse como está es que tampoco es una plataforma que tenga un contenido publicitario excesivo, probablemente si fuera así la aproximación de la gente sería distinta.

—¿Cuál crees que es la clave para lograr engagement en esta red social?

—No soy un experto, puedo decir lo que a mí me funcionó. Tener una estructura, una disciplina, establecer algunos horarios e ir leyendo los propios resultados que la plataforma te entrega. Ir entendiendo cómo, por ejemplo, hay contenidos audiovisuales que son cortos pero que tienen mensajes poderosos y que pueden ir acompañados de una reflexión escrita en por mí, en este caso, y que sea breve, son de los que mejor impacto tienen. Me pongo en el lugar de la audiencia y son cosas que uno puede consumir rápidamente y que no necesitan descargarse ni hacer muchos clics.

He querido situarme en los temas que profesionalmente me interesan, la educación, el aprendizaje y la innovación, el marketing y el liderazgo, por ahí está ese espacio en donde me ubico. El deporte, por ejemplo, a mí me gusta y he encontrado la forma de llevarlo como un repositorio de aprendizaje sobre lecciones empresariales también. La clave es mantener la disciplina y la estructura pero hacer tu propia curaduría de los temas con los que te identificas y que obviamente generan una respuesta de la gente.

—¿Cómo haces la curaduría de los contenidos que compartes? ¿Qué consejos puedes dar en ese sentido?

—Es clave ser intelectualmente muy curioso, tener ganas de aprender, de enterarte de cosas nuevas y poco a poco uno va encontrando fuentes de información. El trabajo que hacemos en ISIL en alguna medida tiene mucho que ver con encontrar fuentes de información así que esa es una ventaja que tengo, pero por otro lado he ido descubriendo sitios web, otras redes sociales y otras personas que también comparten información y que creo que es absolutamente saludable retransmitir la información de otros, es algo que funciona muy bien en términos de amplificación, siempre que le des el crédito a esa persona.

Entonces, lo que suelo hacer es en la medida que voy encontrando contenido importante, ir reservándolo para aprovechar el mejor momento para publicarlo. Me hago un cronograma y una estructura de publicaciones e intento publicar al menos una o dos veces al día. Como ya tengo estos contenidos, voy seleccionando los que tienen más sentido, y obviamente los voy compartiendo además con los contenidos que tienen que ver con ISIL, que es una cosa que me interesa mucho difundir, entonces encuentro un balance perfecto.

—Sobre el uso de LinkedIn en Perú ¿Qué opinas de la comunidad nacional dentro de la plataforma a partir de lo percibes en tu audiencia?

—Percibo que ha habido un punto de inflexión durante la pandemia. Creo que la crisis sanitaria hizo que mucha gente redescubra o descubra esta plataforma y le encuentre una utilidad. Yo sé que la utilidad inmediata es la de buscar empleo, pero creo que con el tiempo uno tiene que caer en la cuenta de que claramente ese no es el único objetivo del LikedIn, hay muchas más oportunidades y creo que en Perú se está entendiendo.

Hay un networking muy potente, es interesante ver cómo cada vez hay más gente, hombres, mujeres, y de cualquier nivel. Ya te encuentras con gente que recién está empezando su carrera profesional así como con directivos y ejecutivos con mucha experiencia, entrando a la plataforma y dándole valor. Así que yo creo que lo que se viene para LinkedIn en Perú es una gran oportunidad para las empresas y para los profesionales en general, y no solo los que trabajan en grandes corporaciones. Emprendedores independientes, adolescentes con intereses profesionales o de crecimiento tienen una gran oportunidad por capitalizar en esta red.

—Finalmente, ¿Qué posibilidades ves en LinkedIn en estos nuevos tiempos de digitalización total y en esa misma tónica qué consejos le das a sus usuarios en Perú para enriquecer su red de contactos profesionales a través de esta plataforma?

—Para empezar, a los que puedan estar leyendo esto y aún no tienen una cuenta, lo primero es que la abran. Es lo primero que le digo a mis alumnos. Que así como están en Facebook o en Instagram y otras redes sociales, abran una cuenta en LinkedIn. Lo segundo es que hay que dedicarle un poco de atención, tener una foto correcta, tener la información actualizada de tu perfil, y el siguiente paso es entrar en la dinámica de compartir contenido y no solamente eso sino también interactuar con el contenido de otros, es otra cosa que es muy valorada por esta plataforma, que uno pueda retransmitir, opinar, comentar, y utilizar cualquier recurso como los likes para establecer un contacto con contenidos de otros.

Si no te sientes todavía preparado o preparada para producir tu propio contenido o para hacer estos trabajos de curaduría, tienes una oportunidad de compartir el contenido de terceros; y el siguiente nivel, al que yo creo que puede llegar cualquier persona que se lo proponga, ya es ser un poco más activo, establecerse un cronograma, y la verdad es que yo te puedo decir que muchas de las oportunidades en términos profesionales que se han generado por ejemplo para ISIL de sinergias con otras universidades fuera del país, de profesionales que nos han ayudado en la construcción de carreras nuevas, de eventos que realizamos y de speakers que invitamos, las hemos gestionado a partir de estos ahora trece mil seguidores que tengo y de mucha gente que he tenido la suerte de conocer a través de esta plataforma.