Las fintech redefinen viejas dinámicas en los procesos de compra en plataformas digitales poniendo al alcance de todos, productos que antes parecían imposibles de pagar.

El declive del poder adquisitivo de los consumidores ha reavivado tradicionales estrategias de venta como los pagos diferidos, popularmente conocido en algunas regiones como “fiado”. Se trata de la compra clásica que los clientes realizaban en bodegas, llevando un producto y cancelando su precio en un tiempo determinado, incluso sin intereses y dejando de lado a las tarjetas de crédito. Ahora, la modalidad reaparece seduciendo a grandes marcas como Apple y Amazon para atraer compradores bajo el nombre de “compra ahora y paga después”.

No es casualidad que las grandes empresas quieran echar mano de esta propuesta comercial, las fintech están amasando fortunas con esta dinámica, conocida también por sus siglas en inglés “BNPL”. En conjunto, las compañías que ofrecen este tipo de transacciones en Europa ya acumulan US€2 billones y en Latinoamérica ya se conocen fuertes competidores como la colombiana Addi que ya busca impulsarse en mercados competitivos como Brasil.

LEE TAMBIÉN: Paypal compra paidy, la fintech «compra ahora, paga después»

compra ahora y paga después

La tendencia se convierte en preocupación

No es azar, el éxito de compra ahora y paga después se encuentra en fraccionar en varios plazos el precio de un producto, ofreciéndole la percepción de economía a los consumidores. Algo que está calando bastante entre los jóvenes, por tanto las autoridades financieras de Gran Bretaña aseguran que las fintechs podrían estar impulsando un endeudamiento “imprudente”, por lo cuál sugiere su regulación legal.

Aunque las empresas se defienden comparando sus servicios con cualquier otra herramienta de pago -como las históricas tarjetas de crédito- el interés de algunos retailers por adoptar este sistema de pago dejan una pregunta al aire: ¿Cómo «compra ahora y paga después» logra ser un negocio rentable con intereses del 0 %?.

Muy sencillo, de acuerdo con la fintech Klarna establecida en Reino Unido, el 3,4 % de cada transacción lo asumen los minoristas dado a que al final ven un incremento de sus ventas en un 30 %, convenciendo además a los clientes a dejar sus tarjetas de crédito de lado. A pesar de no lucrarse con el dinero de las comisiones -una acción histórica en el retail que muchos ven como abuso de poder- la engañosa sensación de ahorro hace que consumidores que no suelen adquirir cierto tipo de productos se arriesguen a comprarlo incluso si no lo pueden pagar o deban endeudarse. ¿El resultado paras las empresas? el incremento de sus ventas, nuevos grupos de compradores y un «ganar ganar» para el negocio.

LEE TAMBIÉN: Perú: Linio anuncia programa de financiamiento a pymes en alianza con Banco Falabella

¿El fin de las tarjetas de crédito? Así funciona compra ahora y paga después 

En el caso del gigante del eCommerce, Amazon anunció recientemente su asociación con Affirm, una compañía de productos financieros enfocada en el compra ahora y paga después. El objetivo es ofrecerle a los consumidores planes de pago mensuales para productos con un valor por encima de los US$50, esta transacción le dará a los clientes la oportunidad de escoger entre tres y 48 cuotas de pago (dependiendo del historial crediticio), con intereses que pueden ir de 0 a 30 %.

Es por ello que Apple ha decidido aliarse con Affirm, aunque aún no han establecido las condiciones de esta negociación, todo apunta a que el contexto es similar al de Amazon.

Es una realidad que se repite en el contexto latino, donde la compañía colombiana Addi ya cuenta entre sus aliados a empresas como Claro y Marío Hernandez, entre otras. Algo que le ha permitido incrementar hasta trece veces el volumen de pagos que impulsa en su plataforma desde el inicio de este 2021.