Conversamos con Gabriel Zerene, Country Manager de la marca, sobre los nuevos hábitos del consumidor nacional con respecto a la categoría bienestar. También sobre la presencia de la marca en el país y su compromiso con las operaciones verdes.

¡Suscríbete a nuestro servicio Ejecutivo de Noticias Express sin costo por WhatsApp! 👉 https://links.pe/whatsappnoticias

El arribo de la pandemia potenció el interés de los consumidores a nivel global, y en Perú de forma particular, en la categoría de salud. El ejercicio permanente de prevenir el contagio y mantenerse sano se extendió a una búsqueda por el bienestar integral que ha sido todo un desafío para las empresas dedicadas al rubro ya que les ha tocado adaptarse a nuevos requerimientos en la demanda, justamente cuando las capacidades de innovación, producción y distribución se vieron mermadas.

LEE TAMBIÉN: Vacuna de Pfizer cambia de nombre: esta es la razón

Para Genomma Lab la coyuntura fue una oportunidad para ejercitar sus operaciones de una forma cien por ciento alineada con el propósito de la empresa. La marca mexicana de salud y bienestar que tiene presencia en Perú desde 2005 debió conectar más que nunca con su audiencia, y en esa labor consolidar su nicho.

Conversamos con su líder en el país, Gabriel Zerene, para conocer cómo el laboratorio logró adaptarse a la nueva realidad del mercado, ubicar dónde estuvieron los mayores retos, nudos críticos, y también abordar temas menos coyunturales como su compromiso con la sostenibilidad y la historia de la marca Perú. Esto nos contó.

—Genomma Lab ha mantenido sus planes de expansión en marcha a pesar de la difícil coyuntura sanitaria. ¿Cuál ha sido la clave para no decaer?

—Desde el principio nos enfocamos en ver esta crisis como una oportunidad y, por supuesto, trazar una estrategia que involucre y beneficie a todos nuestros stakeholders. Esta estrategia está basada en cuatro pilares: innovación en el producto, estrategia comercial, aseguramiento de la cadena de suministro y talento humano. Respecto de la innovación, todo el plan que teníamos previsto desarrollar para el 2020 y 2021 lo hemos llevado a cabo en las fechas establecidas y nos adaptamos rápidamente a los cambios en los rituales de consumo de nuestros clientes.

Respecto de la estrategia comercial, nuestro trabajo con los principales retailers y distribuidores se fortaleció, empezamos a trabajar en los puntos de venta de manera totalmente disruptiva para mantener abastecidos los puntos de venta. En cuanto al aseguramiento de nuestra cadena de suministro, trabajamos con nuestros proveedores así como con nuestra planta propia para mantener el constante flujo de productos

Finalmente, el cuarto pilar es el talento humano cuyo apoyo y colaboración han sido cruciales. Pasamos del trabajo presencial al trabajo remoto y el equipo se adaptó fácilmente.

—¿Qué puede resaltar la marca sobre los hábitos de consumo del público peruano en esta época en lo que respecta a su rubro de salud y bienestar?

—La contingencia actual está muy en línea con el propósito de la compañía que es empoderar a las personas para tener excelente salud y bienestar, entendiendo la salud tanto en su dimensión física como mental. De hecho, debido a la pandemia hemos identificado que los hábitos de nuestros clientes han cambiado no solo respecto de rutinas y tiempo de dedicación a ellas sino también en los hábitos de compra. Hoy, realizar tratamientos para el cuidado de la piel se ha vuelto importante tanto para hombres como para mujeres. Por ello, hemos lanzado diversos productos gracias a nuestro laboratorio de innovación, pero también hemos incorporado en nuestra oferta otras formas de compra. Muchos hogares perdieron capacidad adquisitiva por la pandemia y nosotros reaccionamos rápidamente con envases más pequeños a precios razonables. Por ejemplo, lanzamos sachets de Medicasp, así como sobres de dos pastillas para nuestros productos Bio Electro y Chao.

—¿Consideran entonces desde Genomma Lab que los productos de salud y bienestar han sido prioridad en la canasta del consumidor peruano en época de pandemia?

—Genomma Lab es una empresa que está hecha para esta coyuntura desde su raíz gracias a los productos que ofrece. Sin duda, pertenecemos a un rubro de mucho interés para los consumidores. Esto se ve reflejado en nuestro share ya que en cada categoría hemos ganado participación de mercado, gracias a la innovación y al intenso trabajo con los retailers para que no se quiebre la disponibilidad del producto en el punto de venta. Nos preocupamos para que la innovación se plasme allí a través de materiales de visibilidad y exhibición, en los cuales mostrábamos la marca y a la vez educábamos al consumidor sobre cómo usar nuestros productos. El consumidor peruano es un cliente que sabe comprar y si se le ofrece el producto correcto y con la innovación que merece a un precio razonable, él apuesta por la marca y se vuelve leal.

—Las empresas del ramo farmacéutico han estado hoy más que nunca bajo la lupa en lo que respecta a las características sostenibles, libres de crueldad animal y ecológicas de sus productos y de sus procesos productivos. ¿Cómo se ubica Genomma Lab en esa narrativa? ¿Le preocupa ser una marca alineada con este propósito?

—En marzo presentamos nuestra Estrategia de Sostenibilidad 2025 denominada “Un compromiso con el futuro”. El documento revisa diez principales áreas de la operación con metas específicas de acción al 2025. La estrategia está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas que identifican los desafíos de sostenibilidad más importantes del mundo. Nuestro modelo de sostenibilidad se sostiene por tres ejes: negocio responsable, ambiente y sociedad.

Gracias a estas acciones, Genomma Lab ha sido reconocido como parte del Dow Jones Sustainability MILA Pacific Alliance Index, y del S&P/BMV Total Mexico ESG Index, actualización del reconocido IPC Sustentable de la Bolsa Mexicana de Valores, del que hemos formado parte por siete años de forma ininterrumpida. Al mismo tiempo, reafirmamos el compromiso que tenemos como signatarios del Pacto Mundial de Naciones Unidas desde 2008, y nos integramos a la primera generación de su iniciativa Target Gender Equality. Adicionalmente, hemos recibido el distintivo como Empresa Socialmente Responsable (ESR) del Cemefi por los últimos 14 años.

Los objetivos resultantes se agrupan en tres categorías: (1) Innovación sostenible con productos que generen el mínimo impacto ambiental. (2) Mayor enfoque en la sostenibilidad de todas las operaciones. (3) Inclusión en el lugar de trabajo, y bienestar y salud para los trabajadores de Genomma Lab, y en las comunidades donde opera la Genomma Lab.

—Finalmente nos gustaría conocer un breve panorama de la presencia de Genomma Lab en Perú, sus marcas, inversión y principales nichos.

—Genomma Lab es una empresa multinacional, de origen mexicano, fundada en 1996 y cuya primera filial, fuera de México, se abrió en Perú en el 2005. Nuestro portafolio se divide en dos categorías que reúnen un total de 15 marcas en Perú, un país con mucha oportunidad de crecimiento para nuestro sector.

Nuestras categorías son: cuidado personal y productos de médicos de libre venta (conocidos como OTC). En cuidado personal tenemos las marcas: Tío Nacho, Vanart (cuidado del cabello); Cicatricure, Asepxia y Teatrical (cuidado de la piel); Goicochea (crema para cuidado de piernas). En productos médicos de libre venta tenemos: Medicasp (tratamiento anticaspa); Nikzon (hemorroides), Tukol (para la gripe), además de productos para la higiene femenina y tratamiento antimicótico.