Un acuerdo entre las autoridades mexicanas y el sector empresarial ha tenido como resultado un certificado para promover prácticas sostenibles en la cadena de producción de esta bebida. Descubre de qué se trata.

La sostenibilidad se ha convertido en tendencia en el sector empresarial y siguiendo este nuevo paradigma la industria tequilera implementa nuevas medidas para convertirse en la primera bebida alcohólica a nivel global que cuenta con una certificación que le asegura al consumidor que el proceso de producción estuvo libre de deforestación.

Este certificado se obtuvo como resultado de un acuerdo entre el Consejo Regulador del Tequila (CRT), la Cámara Nacional de la Industria del Tequila (CNIT) y el Gobierno del Estado de Jalisco quienes bautizaron esta iniciativa como Agave Responsable Ambiental (ARA) la cual consiste en la implementación de un protocolo que asegure al consumidor las prácticas sostenible que se ejercieron durante la producción.

Este protocolo tiene como eje central establecer una ubicación geográfica específica donde se indica los suelos con vocación agrícola en donde se permite establecer plantaciones de agave, con lo cual se busca evitar que se siga causando deforestación. Esta área escogida abarca  casi 3 millones de hectáreas de Jalisco.

La ubicación dentro de este mapa formará parte de los requisitos que comenzará a solicitar el Consejo Regulador del Tequila (CRT) para permitir el  registro de nuevas plantaciones lo cual estará a cargo del Gobierno de Jalisco, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

“Entendemos la importancia de la cadena productiva agave-tequila para nuestra economía, pero ahora el reto que estamos enfrentando en los sectores productivos es cómo resolver las tensiones que se generan entre la necesidad de producir cada vez más, generar empleos y derrama económica, pero al mismo tiempo cuidar nuestro capital ambiental”, aseguró el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.