Comerciantes apresuran la solicitud de mercancía para asegurar su stock de productos a propósito de la llegada del Black Friday y la época decembrina

Los retailers y fabricantes comenzaron a realizar pedidos excesivos de mercancía mucho antes de lo que generalmente lo hacía. Las razones podrían ser de fácil identificación: se acerca el black friday y la temporada navideña.

Sin embargo, estas compras apresuradas profundizan la crisis que atraviesa la cadena de suministro. Así lo ha vaticinado Jonathan Savoir, director ejecutivo de la firma de tecnología de la cadena de suministro Quincus. Dijo a CNBC que de repente los minoristas están haciendo esos pedidos por el temor a no recibir productos a tiempo y esto solo conduce a un escenario aún peor.

*LEE TAMBIÉN: ¿Cómo afecta la crisis de los fletes a los consumidores?

Cadenas en crisis

Ya se había hablado en semanas anteriores de la crisis, pues con La emergencia sanitaria por el coronavirus se desencadenó una serie de consecuencias en la economía mundial de las que la dinámica comercial no pudo escapar.

La cadena de suministros se ha visto golpeada por la escasez de contenedores, las inundaciones en diversas partes del mundo, el transporte y las restricciones generadas por el covid-19.

*LEE TAMBIÉN: Qué es la crisis de contenedores y por qué doblará el precio de los productos en Perú

La situación de la cadena de suministros llega a su punto de quiebre. Savoir adelantó que debido a lo apresurado de los pedidos alarga la cola y crea un círculo vicioso y el resultado final de este efecto podría incluir previsiones de demanda distorsionadas y pedidos incumplidos.

Perú no ha escapado de la crisis. La reactivación internacional de la actividad naviera causó una escasez de espacio disponible destinado al transporte de los productos de Asia a Occidente, en los que la nación invierte alrededor de USD$900 millones anuales en importaciones desde China.

La Asociación Marítima del Perú (Asmarpe) explicó que “si antes de la pandemia un contenedor en la ruta Shanghái-Callao–Shanghái demoraba sesenta días, hoy puede demorar noventa o más«, lo que en definitiva genera una escasez de contenedores disponibles para las importaciones. Los tiempos se dilatan y los costos se alteran a nivel mundial.

En Perú, los embarques provenientes del lejano oriente subieron, en promedio, seis veces. Los precios pasaron de rondar los US$2.000 por container a los US$12.000.

Importadores locales han dado a conocer que el valor del flete representa cuatro veces el valor del producto que importa

Todos estos problemas se traducen a más escasez en la cadena de suministro, por lo que las industrias han advertido que es probable que se queden sin productos para la campaña navideña o que los precios se incrementen considerablemente debido a la demanda.