El activo «verde» comenzó a cotizar este lunes en Wall Street. Su creador es Bram Cohen, el inventor de BitTorrent. Te contamos toda su historia en esta nota.

Una nueva criptomoneda «verde» llamada Chia comenzó a cotizar este lunes en Wall Street. Fue creada por Bram Cohen, el inventor de BitTorrent, y usa lo que se llama «pruebas de espacio y tiempo» para «cultivar» en lugar de «extraer» nuevas monedas.

El modelo constituye un método de producción de activos digitales que consume menos energía en comparación con el concepto de «prueba de trabajo» de Bitcoin, que ha llevado a que esa moneda sea criticada por usar tanta energía como algunas naciones enteras.

A diferencia de muchas otras ofertas de criptomonedas, Chia tiene una empresa formal detrás, Chia Network, entidad que publicó un documento técnico comercial el cual describe su nueva criptomoneda (XCH) el 9 de febrero y lanzó «recompensas agrícolas» el pasado 19 de marzo.

Según el documento, entre las cosas que se deben saber sobre esta nueva criptodivisa está su modelo de «pruebas de espacio y tiempo», fundamental para la propuesta de valor de Chia.

La idea es que los usuarios, llamados «agricultores», «siembren» sus discos duros o unidades de estado sólido (SSD) con software que coloque números criptográficos en «parcelas» específicas.

A estas «parcelas» se les otorgan bloques de la cadena de bloques en función del porcentaje del espacio total que tiene un agricultor en comparación con toda la red. Luego, un servidor VDF, conocido como «Timelord», verifica ese bloque, permitiendo que la cadena avance y otorgando XCH al agricultor.

Chia Network dice que el sistema proporcionará mejor seguridad que la criptomoneda Ethereum y reducirá los costos de gasto de energía requeridos por el modelo de «prueba de trabajo» de Bitcoin.

Chialisp es el nuevo lenguaje de programación de transacciones inteligentes de Chia Network. La compañía dice que su lenguaje combina los mejores aspectos del «modelo UTXO» de Bitcoin y el «modelo de solidez» de Ethereum para permitir una funcionalidad más segura y que consuma menos energía.

Chia Network no tiene un límite estricto en el número total de monedas de Chia en su blockchain como lo hace Bitcoin. En cambio, la empresa prefiere una forma de inflación continua y predecible.

«Ser capaz de calcular directamente una expectativa compartida del suministro total en un momento dado brinda el mismo beneficio financiero y de tranquilidad«, señala el informe técnico de la compañía.

Chia Network también tiene una reserva estratégica de 21 millones de XCH, en un guiño a Bitcoin, que utilizará para reducir la volatilidad de su moneda y mitigar cualquier caída potencial.

Chia también es una criptomoneda muy accesible. Gene Hoffman, director ejecutivo y presidente de Chia Network, dice que fue diseñado de esa manera a propósito.

«Es súper simple. Simplemente descargue la versión para Mac o Windows y haga doble clic», dijo Hoffman a CoinDesk. «Estoy bastante seguro de que esta será la criptomoneda más fácil de validar para la gente normal».