Como parte de su campaña «Huellas de Vida», la marca de chocolates peruanos contribuirá en la economía de familias productoras de cacao al pagarles por los derechos del uso de las huellas de sus hijos.

En un contexto tan complicado y apremiante para miles de peruanos afectados por la crisis generada por la pandemia de Covid-19, Chocolates Innato despliega una ingeniosa acción en la que por medio de la intervención de su identidad visual recuerda y celebra la vida.

«Huellas de Vida»

La campaña trabajada junto a las mentes creativas de la agencia de publicidad Monroe, transformó el conocido icono de Chocolates Innato, la huella dactilar, por las pequeñas huellas de recién nacidos de familias productoras de cacao de la zona Oriente del Perú.

«La llegada de un bebe siempre será motivo de alegría por eso esta campaña es una invitación a celebrar la vida en estos momentos tan difíciles para todos», señalan desde Monroe.

Asimismo, como parte de las acciones de la campaña, una porción de lo recaudado por la venta de la nueva línea «Huellas de Vida», será entregado a las familias de los recién nacidos como pago por los derechos del uso de imagen de las huellitas de Luis, Astrid, Luciana, Ivana, y otros menores de esta parte del Perú.

«Con el pago de derechos ayudaremos a sus familias, todas productoras de cacao», menciona la marca en la pieza publicitaria de lanzamiento de «Huellas de Vida».