Por casi dos décadas estuvo al frente de este proyecto, que se convirtió en el medio especializado en marketing y publicidad más importante de Perú.

Este miércoles ocho de septiembre falleció en Lima el fundador y director de Mercado Negro, Nicolás Valcárcel, a los 50 años de edad. Desde 2003 estuvo al frente de este proyecto editorial logrando convertirse en el medio especializado en marketing y publicidad más reconocido del país.

Con un compromiso total hacia proyectos que impulsaban la industria nacional, Nicolás labró con empeño y compromiso una reputación que lo posicionó dentro del sector marketero peruano como uno de sus principales baluartes.

Supo adaptarse a los cambios en la industria y pasó de editar una revista en papel a estimular y dirigir productos en plataformas digitales, incluyendo su ventana principal, mercadonegro.pe, con gran competitividad y resonancia en toda América Latina. Asimismo, ideó y estuvo al frente de eventos como el Premio Top Influencers, los Premios Totem y Women Marketeers Perú, con los cuales impulsó y acompañó el crecimiento del sector y de sus talentos.

Su más reciente proyecto, la revista digital By Marketeers, dedicada a la comunicación de marcas, ingresó al mercado en pleno momento de incertidumbre pandémica como una muestra de confianza al futuro, y apenas este lunes ya presentó su tercera edición.

En la editorial publicada en el primer número de la revista, lanzada el pasado mes de marzo, el propio Nicolás decía: «No iba quedarme tranquilo después de un trabajo editorial de más de treinta revistas y noventa periódicos impresos de Mercado Negro que, luego de quince años, tuvieron que llegar a su fin por esta pandemia. Les presento la primera edición de nuestra By Marketeers, una revista digital de corte internacional para la industria de las marcas. Espero que la disfruten. De nuestro lado hay mucho trabajo y cariño por todo lo que hacemos».

Desde el equipo de Mercado Negro lamentamos profundamente su partida; reconocemos en Nicolás un ejemplo de trabajo tesonero, apasionado y de confianza en el Perú; y extendemos nuestros sinceros sentimientos de solidaridad hacia su familia y allegados, especialmente a nuestra compañera Karina Torres, su esposa. Admiraremos siempre su gran entrega a los proyectos y su vocación para aportar nuevas ideas con puntos de vista innovadores. ¡Hasta siempre, Nico!