El despliegue de tropas rusas responde a la negativa de la posibilidad de que Ucrania se sume a la OTAN. Para Rusia esto es una línea roja tanto en lo geopolítico como en lo histórico. Son al menos 17 ciudades ucranianas las atacadas y un centenar de víctimas las que se registran por la violencia

Pasadas las 5:00 de la mañana del 24 de febrero Rusia declaró la guerra a Ucrania. En un mensaje televisado el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que se trataría de una operación militar especial con el objetivo de «defender y proteger a la ciudadanía».

Las primeras explosiones se escucharon minutos después del mensaje del mandatario. Las tropas rusas comenzaron el ataque en las ciudades ucranianas Kiev, Jarkov, Mariúpol, Odessa y Kramatorsk,

«Nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Y también para llevar ante la justicia a quienes han cometido numerosos y sangrientos crímenes contra la población civil, incluidos los ciudadanos de la Federación de Rusia», dijo el gobernante.

Putin recalcó que tanto para Estados Unidos (EEUU) como para sus aliados la llamada política de contención a Rusia reporta dividendos geopolíticos que, dijo, son amenaza para los intereses de su gobierno y también para la existencia misma de ese Estado. «Es la línea roja y la han cruzado», agregó

Los embates de la guerra han comenzado a sentirse. Autoridades ucranianas han reportado «centenares» de víctimas civiles y militares, ciudadanos han intentado refugiarse en la infraestructuras subterráneas mientras que otros han intentado huir de la emergencia.

El contexto bélico mantiene en alerta al mundo y a su vez comienza a desestabilizar algunos indicadores. El precio del Brent se disparó por encima de los US$102 tras el anuncio de la guerra, El dólar estadounidense saltó más del 10% frente a la moneda rusa, lo que envió al rublo a su nivel más bajo frente al dólar, se ha registrado también el incremento en los precios del trigo más allá del máximo de nueve años y las grandes cadenas hoteleras de Kiev anuncian que están evacuando a sus clientes y turistas.

¿Cuál es el contexto?

El despliegue de tropas rusas responde a la negativa de la posibilidad de que Ucrania se sume a la OTAN. Para Rusia esto es una línea tanto en lo geopolítico y como en lo histórico que no debe cruzarse.

Ucrania es el segundo país más grande de Europa, y desde 1991 es independiente. Para Rusia la OTAN defiende los intereses de EEUU en la región. Si Ucrania formase parte supondría limitar la soberanía e influencia de Rusia sobre el país.

En la situación entran en juego el control del territorio en Ucrania, el gasoducto Nord Stream 2, la movilización de militares rusos en la frontera y la presión geopolítica de la OTAN frente a la presencia de Rusia en la región. Muchas de las bases militares rusas se encuentran al oeste de Ucrania, desde donde es más probable —así lo sugiere la historia— que provenga cualquier amenaza contra Rusia.

Sobre el gasoducto, Nord Stream 2 es uno de los dos que Rusia tendió bajo el agua en el mar Báltico, que atraviesa el este de Europa, incluida Ucrania. Kyiv considera que los gasoductos que atraviesan Ucrania son un elemento de protección contra una invasión de Rusia, ya que cualquier acción militar podría interrumpir el flujo vital de gas hacia Europa.

Siguiendo el tema de la OTAN, es preciso recordar que como alianza militar data desde 1949 por la necesidad de los países occidentales de protegerse ante un posible ataque de la Unión Soviética. Sin embargo, el aumento de poder progresivo de la organización en Europa la llevó a ser considerada una amenaza por Moscú.

La OTAN fue creada en plena Guerra Fría. Se fundó como pretexto defensivo ante un posible ataque de la Unión Soviética

EEUU y Canadá, junto con diez aliados europeos, entre los que estaban Francia y Reino Unido, fueron los encargados de firmar el Tratado del Atlántico Norte. Con los años, otros países europeos quisieron sumarse al paraguas protector que proporcionaba la OTAN. 

Aunque la principal causa de su nacimiento había desaparecido, la OTAN no contempló disolverse. Todo lo contrario, se abrió una ventana de oportunidades para expandirse gracias a la debilidad de Rusia.

Una de las principales prioridades rusas en materia internacional es que la OTAN se disolviera luego de la Unión Soviética, no así fue testigo de cómo la alianza militar fortalecía su músculo en la región. Para entender su preocupación solo hay que analizar el siguiente dato: entre 1949 y 1999 apenas cuatro estados se sumaron a la OTAN, pero desde ese año hasta la actualidad 14.

Ante esto el Kremlin consideró que su seguridad nacional estaba en peligro y que acuerdos como la Asociación para la Paz de 1994, que garantizaba cooperación entre la OTAN y los países europeos no miembros de la Alianza, estaban siendo olvidados.

Las quejas de Putin fueron obviadas. En 2010 EEUU y la OTAN instalaron un escudo antimisil en Rumanía y Polonia, despliegue calificado por el Kremlin como innecesario y un peligro para su seguridad, aunque la OTAN justificó que era para prevenir ataques desde fuera de Europa.

Fue en 2014 cuando todo se quebró, con la anexión rusa de Crimea y el inicio de la guerra del Donbass en el este Ucrania. Acciones que una gran parte de la comunidad internacional consideraron como ilegales.  Es en este contexto en que llega la crisis actual.

Lo que deja la guerra

La Unión Europea (UE) informó de que puso en marcha planes de contingencia para recibir de forma inmediata a los refugiados que puedan venir de Ucrania. A través de redes sociales se han viralizado imágenes de personas intentando llegar a la frontera de Ucrania con Polonia para huir del país, así como también las de civiles heridos por los ataques.

En sesión extraordinaria de la ONU en horas de la madrugada el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba remarcó que ante el ataque las ciudades ucranianas pacíficas están bajo huelgas. Asimismo, instó a la comunidad internacional a frenar las pretensiones de Putin. «El momento de actuar es ahora», dijo.

Según Rusia su objetivo es garantizar que un nuevo gobierno en Ucrania sea amigable con Moscú y libre de la influencia de los EEUU. En ese intento supuestamente «pacífico» son ya al menos 17 ciudades de Ucrania las que han sido bombardeadas por Rusia.

Las exportaciones de productos básicos de Ucrania se han interrumpido a medida que la invasión cierra puertos y ferrocarriles. En tanto las acciones se desploman en la campana de apertura después de que Rusia ataca a Ucrania; Dow entra en territorio de corrección, Nasdaq se desliza en territorio de mercado bajista.

¿Qué es la OTAN?

La Organización del Tratado del Atlántico Norte, también conocida como la Alianza Atlántica, es una alianza militar intergubernamental que se rige por el Tratado del Atlántico Norte o Tratado de Washington, firmado el 4 de abril de 1949. es una organización internacional de carácter político y militar, cuyo objetivo es garantizar la libertad y la seguridad de sus miembros a través de medios políticos y militare