«Amazon reconoce a las marcas como expertas en sus productos», aseguró el responsable de Alexa Shopping, Rajiv Mehta, quién también indicó que de este modo les resultará más fácil conectar con sus consumidores.

Desde que los asistentes de voz se fueron haciendo populares, el marketing y la publicidad empezó a hacerse la idea de cómo cambiaría el mercado. Lo primero fue considerar que esta tecnología estaba cambiando el SEO, porque el modo en el que se busca -y los resultados- son diferentes.

Lo segundo fue plantear cómo iba a modificar la publicidad, porque los asistentes de voz abrían nuevas oportunidades y potenciales vías para conectar con las audiencias.

Así, los anuncios en podcasts y similares fueron los primeros en posicionarse en este nuevo entorno, pero ¿podrían convertirse los propios asistentes plataformas para la publicidad? Esto parece ser lo que justamente está ocurriendo.

Amazon va a abrir una nueva vía de ingresos publicitarios, posicionando anuncios en los resultados de Alexa. Así, cuando Alexa responda a un usuario, podría servir publicidad, según ha adelantado la prensa estadounidense.

Esta nueva función empezará el año que viene en Estados Unidos y le permitirá a las empresas posicionar sus productos en aquellas respuestas en las que encajan.

Lee también: Tesla lanza un silbato que puede comprarse únicamente con criptomonedas  

¿Cómo funcionará este nuevo formato?

«Amazon reconoce a las marcas como expertas en sus productos», aseguró el responsable de Alexa Shopping, Rajiv Mehta, quién también indicó que de este modo les resultará más fácil conectar con sus consumidores. Las marcas que quieran participar tendrán que darse de alta en el Amazon Brand Registry e inscribirse en un servicio específico. Las marcas proponen su respuesta a preguntas de usuarios y esta será moderada por los moderadores Alexa.

Como explica Voicebot, este formato funcionará de manera similar a los links patrocinados de búsqueda que los internautas reciben en Google. Alexa simplemente dará esa información. Esto es diferente a la publicidad interactiva que el asistente ya tiene y que permite hacer otras cosas como añadir el producto al carrito o pedir recordatorios de esa marca.

La duda es si este nuevo servicio se convertirá en el estándar por defecto de la industria, es decir, si este tipo de publicidad se llevará a cabo de forma recurrente y las respuestas a las preguntas a los asistentes personales ya a partir de ahora publicidad de forma recurrente. También nace la duda de si los consumidores serán receptivos a este tipo de anuncios.

De entrada, la publicidad de audio no suele ser mal recibida, porque no se siente como invasiva. Esto ocurre porque los consumidores todavía no se cruzan con tantas campañas de este estilo y, por ello, no están tan cansados de las mismas.