Universal decidió replantear la estrategia. La compañía hizo a un lado la fantasía de igualar a Marvel y crear un universo de películas conectadas. Ahora apuesta por cintas con presupuestos modestos.

¡Suscríbete a nuestro servicio Ejecutivo de Noticias Express sin costo por WhatsApp! https://links.pe/whatsappnoticias

Al sarcófago. Allá fue a parar el Dark Universe de Universal. Era un intento por rivalizar el universo Marvel, pero más fue la bulla que la cabuya.

Universal pensaba consolidar su «Dark Universe» con «La momia», pero la producción lejos de eso, fue el lanzamiento de su fracaso.

«La momia» se lanzó el 22 de mayo. El audiovisual es un relanzamiento de la mítica criatura con la presencia de Tom Cruise, como reclamo adicional para el público. Fue la última vez que se habló del universo Dark de Universal.

Todo se fue en picada. El 9 de junio, fecha de estreno de la película dirigida por Alex Kurtzman. Fracasó en taquilla.

Las críticas fueron rudos golpes para Universal. Fueron un gancho directo a la moral de la productora, que invirtió unos 345 millones de dólares entre costes de producción y de marketing.

¿Las pérdidas? Elevadas y deprimentes a la vez. Se estima que oscilan entre los 60 y 100 millones de dólares.

Universal prometió la continuidad del «Dark Universe». Se tenía previsto lanzar una nueva versión de «La novia de Frankenstein», luego tocaría una actualización de «El hombre invisible» protagonizada por Johnny Depp.

Los planes fueron lanzaron por la borda tras el fracaso de «La momia».

El fichaje de Tom Cruise fue un desacierto total. El personaje estuvo pensando para un actor más joven. Además, la cinta por momentos solo fue  más en una película de Tom Cruise que en otra cosa.

Universal ha decidido replantearse la estrategia. Dejó a un lado la idea de crear un universo compartido con películas conectadas. Ahora apuesta por películas de presupuestos más modernos. Cambio esperado después de semejante pérdida.

¿Cómo no pensar de esta forma? La prueba fehaciente es «El hombre invisble» que cosechó 143 millones de dólares en taquillas con apenas 7 millones de dólares de inversión.