Kim Kardashian fue la fiel representación de una marca personal moderna y digitalizada. Un atuendo que cubría parte de su cara, no ha impedido que la reconozcan y genere atención, dinero y controversia. Estas son las lecciones que deja.

¡Suscríbete a nuestro servicio Ejecutivo de Noticias Express sin costo por WhatsApp! https://links.pe/whatsappnoticias


Los Met Gala 2021 se realizaron el lunes 13 de septiembre.
El evento concentró una enorme cantidad de estilismos inspirados en la época dorada de Hollywood, con altas dosis de glamour clásico y reunió a reconocidas personalidades de la industria del entretenimiento, entre ellos Kim Kardashian, quien fue la muestra definitiva del poder de la marca personal.

Kardashian escogió un estilismo de Balenciaga que cubrió por completo su rostro. Aún así fue reconocida por todos. El margen de error era diminuto. No hizo falta quitar la máscara para estar seguros que era Kim Kardashian.

Por supuesto, se ha encargado con el avanzar de los días de hacer rentable su curvilíneo cuerpo.  Kim ha logrado que tanto sus sus curvas como movimientos sean un ejercicio de branding con el mismo poder de no olvidarse  que tienen los logos icónicos.

Esto queda demostrado en sus millones de seguidores, las decisiones empresariales que le reportan millones de dolares en beneficios y sus miles de imágenes que han configurado la historia de Kim Kardashian.

Kardashian ha sido asidua en la cita de los Met Gala. Antes se había decantado por vertiente provocativa. Este año fue al revés, en medio de una marcha de vestidos ajustados y un desfile de las marcas más grandes en la moda, Kim fue diferente.