Al final del anuncio la prenda presenta varios desgarrones y luce totalmente descolorida, pero alguien la vuelve a colgar de una percha en una tienda de Levi’s para darle otra oportunidad.

Además de ser elaborados con microfibras y tintas contaminantes, confeccionar unos jeans requiere unos 7.500 libros de agua o, lo que es lo mismo, la cantidad promedio que bebe una persona en siete años. Por ello es que la sostenibilidad de la prenda es fuertemente criticada desde hace varios años.

Levi’s, marca que confecciona esta prenda, ha decidido colocar sobre los focos la durabilidad de sus jeans, que pueden pasar de generación a generación, en una nueva campaña que apuesta por la sostenibilidad y el uso de ropa de segunda mano.

El eje central de la campaña es un spot realizado por la agencia AKQA San Francisco y el colectivo de directores Megaforce que narra las andanzas de un par de jeans Levi’s 501 desde los años 60 hasta la actualidad.

En el anuncio, los pantalones son usados por varios propietarios y cada uno deja su impronta en ellos practicando con la prenda las actividades típicas de la época que les toca vivir.

El spot inicia con una escena en la que el jean es cortado y cosido en una fábrica antes de que su primer dueño se enfunde la prenda tras adquirirla en una tienda en los años 60.

Lee también: Venden pintura roja hecha con sangre para protestar contra la prohibición de los hombres homosexuales para donar sangre

Después de llevar las prendas en interminables y animadas sesiones de discoteca en los 70, el primer propietario pasa el jean a una mujer en los 80 que disfruta de ellos con los bajos enrollados mientras patina y juega en las típicas salas de recreativos de la época.

En las décadas subsiguientes, los jeans protagonizan toda una cadena de actividades y quienes los llevan puestos hacen camping, practican el “skateboarding” y hasta saltan con ellos desde un acantilado.

Al final, la prenda presenta varios desgarrones y luce totalmente descolorida, pero alguien la vuelve a colgar de una percha en una tienda de Levi’s para darle otra oportunidad porque todavía es perfectamente utilizable.

Para desarrollar el spot, AKQA trabajó en colaboración con el Innovation Lab de Levi’s para envejecer los tejanos de la manera más realista posible en el transcurso de más de medio siglo.

La campaña también considera acciones en el punto de venta, los medios exteriores, las redes sociales y los canales digitales, en todos estos canales se hace énfasis en la durabilidad de los jeans y cómo esta prenda jamás pasa de moda.

“Los jeans de Levi’s envejecen de manera muy hermosa y pueden pasar de generación en generación con solo unos pocos cambios. Son atemporales y versátiles y están siempre de moda, independientemente de la época. Este mensaje es hoy más relevante que nunca, cuando todos pensamos en la manera en que podemos contribuir a un futuro más sostenible”, señala Karen Riley-Grant, chief marketing officer de Levi’s.