Para llevar a cabo esta investigación se tomaron los datos de eMarketer sobre la inversión en publicidad de 34 países.

Aunque el último estudio global de YouGov señala que el 50% de la población global asegura que la publicidad no es tan interesante como solía serlo, los anuncios parecen ser una especie de esencia de la felicidad. Esto es lo que sugiere la investigación publicada por Journal of International Business Studies, que resalta la íntima relación entre la inversión en publicidad y el nivel de bienestar y felicidad de la población de cada país.

En 1925, un informe publicado por American Economic Review se lamentaba del materialismo que fomentaba aparentemente la publicidad, a la que culpaba del aumento de los precios y la intensificación de deseos superficiales. Así, el debate académico sobre la industria se ha dividido en su impacto social y económico.

La primera corriente hace énfasis en los efectos negativos de la industria publicitaria, haciendo énfasis en que coadyuvaría a la creación de monopolios, concentraría la cuota de mercado en un grupo reducido de grandes empresas, lo que se traduciría en un incremento de los precios.

La segunda vertiente, relacionada al bienestar y la felicidad, por el contrario, indica que la publicidad podría ser útil para el consumidor a la hora de informarse sobre los productos y los servicios que está interesado en adquirir.

Lee también: Ticket de oro: La campaña de Pago Fácil que logró incrementar sus transacciones en 8%

El efecto de la publicidad en la felicidad

Porque en los últimos años han incrementado las investigaciones respecto a la corriente económica, el estudio de Journal of International Business Studies resulta particularmente relevante. Para llevar a cabo esta investigación sus autores fijaron la mirada en los datos de eMarketer respecto a la inversión en publicidad de 34 países diferentes y los pusieron en correlación con los niveles de felicidad arrojados por el informe “World Happiness Report”.

Así, se concluye que existe una relación directa entre el gasto publicitario y el nivel de felicidad de cada país. Esta conexión se magnifica en los países con un férreo sistema legal y mengua, sin embargo, en los países donde prima la eficiencia en materia regulatoria.

“La publicidad asume un importante rol informativo en la sociedad. Suministra a los consumidores información que les ayuda a entender cómo determinados productos pueden mejorar sus vidas y aumentar, por ende, su felicidad”, indica el informe que no oculta las prácticas poco deshonestas por las que se guía, en ocasiones, la publicidad.