La cervecera lanzó una campaña para reforzar la campaña de vacunación y las críticas por parte de los grupos negacionistas de la pandemia ha hecho mella. Te contamos aquí.

Este jueves, Heineken publicó un anuncio de un minuto en sus redes sociales que mostraba a personas mayores bailando en un club nocturno y corriendo para bañarse en una playa cercana. Terminó con el mensaje: “La noche es de los vacunados. Es hora de unirse a ellos».

Un día después, bandas de usuarios agraviados en Twitter amenazaban con boicotear a la marca de cerveza con una campaña digital bajo la etiqueta #BoycottHeineken.

Algunos subieron videos de ellos mismos abriendo botellas de la bebida y vertiéndola en el fregadero de la cocina en señal de protesta.

«Propaganda de vacunas trastornada, repugnante e inquietante de #Heineken. El momento no es para los vacunados, es el momento de que TODOS nos reunamos, partamos un poco de pan y compartamos una copa … pero no Heineken», escribió un usuario en Twitter, en un mensaje que también se viralizó.

El anuncio «celebra a un grupo de adultos mayores vacunados que pueden volver a salir de manera segura para disfrutar de bares y clubes y socializar nuevamente, algo que todos estamos ansiosos por hacer», dijo un portavoz de Heineken en un comunicado.

Con esta campaña, el segundo productor de cerveza más grande del mundo se une a las empresas que implementan campañas publicitarias y políticas corporativas para promover la inmunización. Para las marcas cerveceras y licoreras en particular es de vital importancia la vuelta a la normalidad debido que su negocio ha resentido el cierre de bares, centros de ocio y eventos públicos.

Por ejemplo, la cerveza Budweiser, propiedad de Anheuser-Busch InBev, decidió no anunciar durante el Super Bowl en febrero por primera vez en 40 años y, en cambio, asignó ese gasto a las campañas pro-vacunación del Ad Council. Las vacunas «liberarán a la gente», dijo en ese momento el ex director ejecutivo Carlos Brito.