No existe una relación entre la música y el coñac, pero cuando se juntan crean una armonía musical que el artista trata de explicar en este audiovisual. Descubre cómo lo hace.

Esta campaña de la marca Rémy Martin fue protagonizada por el cantante Usher para protagonizar esta pieza cuyo objetivo es celebrar la combinación de dos culturas que desde 1917 convergen en este producto y ahora reflejan esta historia en una pieza audiovisual bautizada “Team Up For Excellence – The Film”.

La pieza es una especie de cortometraje con duración de seis minutos y fue llevado a cabo junto a la agencia Fred & Farid en Nueva York. En este podemos ver al cantante afro-descendiente narrando la historia de cómo ambas culturas y pasiones se fusionaron y se transformaron en sinónimos hasta la actualidad. 

Además, este material rinde homenaje a las conexiones multiculturales y a los diferentes ritmos que en el arte musical se encuentran, partiendo del blues al hip-hop, pasando por el swing y el breakdance. “La música no necesita que el coñac exista, y el coñac no necesita que la música exista”, afirma Usher. “Pero lo que es hermoso es que estuvieran destinados a encontrarse y, cuando lo hicieron, crearon una armonía cultural”, añade el artista.

Para desarrollar esta pieza, la producción contó con creativos reconocidos, como es el caso del compositor Raphael Saadiq, la estilista ganadora de un Oscar Marci Rodgers, además del coreógrafo galardonado Aakomon Jones o Jake Nava, director de producción.

“Me inspiró la creación de escenas musicales históricas de una manera que transmitieran el espíritu de ese momento, pero siendo llamativo también para una audiencia joven”, asegura Nava. “Esa doble prioridad fue la dirección que seguí en la música, el baile y la actuación de Usher”, señala.