Se trata de una palabra que define la producción de basura generada por la humanidad y que cobra mayor visibilidad a raíz de una campaña desplegada en España y en las diferentes redes sociales, con el fin de exponer la necesidad de dar nombre a un problema global.

La organización SEO/BirdLife en asociación con Ecoembes utilizaron por primera vez el término “basuraleza” hace ya cuatro años, desde entonces no han parado de utilizarlo para definir la acción de producir basura por parte de la humanidad.

Ahora, en el marco del día internacional de la palabra, ambas instituciones lanzan una campaña para buscar que la Real Academia Española incluya esta definición en el diccionario.

Se trata de una acción que busca visibilizar un problema global, el ser humano produce más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800.000 piscinas olímpicas, según datos revelados por la organización británica Verisk Maplecroft. Dadas las alarmantes cifras, se podría decir que la basura está en todos lados, pero el uso del término basuraleza también. 

LEE TAMBIÉN: El negacionismo del cambio climático se convierte en el nuevo negocio del sector publicitario

De acuerdo con las organizaciones detrás de la campaña, esta nueva palabra ha aparecido 1.300 veces en medios de comunicación, cumpliendo así con el primer requisito para su inclusión en el diccionario: ser utilizada. En tal sentido, para promover la aceptación de esta palabra, han recreado las sillas que utilizan los académicos de la RAE utilizando como materia prima la basuraleza.

Una acción en calles y redes sociales

En concreto, los organizadores de la campaña contrataron un ebanista que ha dado forma a los asientos, los cuáles cuentan con las letras que conforman la palabra y las han sacado a las calles para dar inicio a un movimiento social que se ejecuta tanto en las calles de España como en las redes sociales.

La pieza central de acción es un audiovisual, donde los usuarios de todo el mundo pueden ver las sillas, sirviendo a su vez como instrumento para la petición formal por parte de SEO/BirdLife y Ecoembes para la inclusión del término.

 Además, han puesto en marcha una activación en la plataforma de Twitter donde los usuarios podrán expresar las razones por las cuales la palabra “basuraleza” debería entrar en el diccionario.