Según estadísticas obtenidas por Check Point, en América Latina 1 de cada 23 empresas ha sido impactada por ciberataques. Corren más riesgo los negocios involucrados en finanzas, transporte, investigación y comercio, entre otras.

Una investigación efectuada por la empresa de ciberseguridad Check Point puso las alarmas en alerta. La compañía revela que 1 de cada 40 organizaciones ha sido víctima de ataques de ransomware durante todo 2022. Este tipo de malware impide al usuario acceder a su sistema y archivos. Para volver a acceder a la información, el virus exige el pago de un rescate. ¿Cómo funciona?, ¿a quiénes afecta? Descúbrelo aquí.

Check Point elaboró el informe luego de revisar datos recopilados en los últimos meses. Se tomó en cuenta diversos sectores de alta importancia en la economía mundial. Algunos de ellos son militares, de educación, sanidad, banca y finanzas, comunicaciones y servicios públicos. El principal riesgo lo presenta el método ranswomare, que secuestra datos a cambio de desembolso de importantes sumas de dinero.

Desde el inicio de la pandemia a finales de 2019, la incidencia de este riesgo es mucho mayor. Din embargo, 2022 ha sido el año con más número de amenazas. El pico histórico se alcanzó en el segundo trimestre de este año. La media de ataques semanales por organización llegó a un más de 1 200 empresas.

Riesgo de ciberataques a empresas por región

África es el territorio en el que se producen más ciberataques. La media semanal de las organizaciones afectadas es 1 de cada 21 empresas. Europa tiene una media de 1.5% semanal de compañías que reciben ciberataques. Norteamérica y Oceanía están en el último lugar de la lista con 0.9% y 0.8% respectivamente.

El escenario para América Latina es de 4.3% de empresas impactadas semanalmente. La cifra ha incrementado en 43% a comparación de las cifras obtenidas en el segundo trimestre de 2021. Asia también se encuentra en alerta porque incrementó las empresas víctimas de ataques en un 33% interanual.

Check Point hace hincapié en lo «alarmante» que es el incremento de las amenazas a empresas minoristas y mayoristas. El sector de distribuidores ha registrado un alza de 143% y los sectores de corte gubernamental y militar han incrementado peligro en 135%. Este sería el segmento más afectado porque registró una media de más de 2 300 ataques por semana en cada organismo.