La legislación sobre derechos de autor en Estados Unidos estipula que el ratón ya no será exclusivo de la empresa. El oso Winnie Pooh pasó por un proceso similar y se encuentra próximo a estrenar una película de terror fuera de la marca Disney.

Ciertos cambios en la Ley de derechos de autor de Estados Unidos afectarían a Disney. La compañía de entretenimiento corre el riesgo de perder los derechos exclusivos de los personajes que catapultaron su éxito. Pero el riesgo más grande lo corre Mickey Mouse. Tal como ya sucedió con el oso Winnie Pooh hace meses, el icónico ratoncito dejaría de pertenecer a Disney en 2024.

Pero ¿cuál es el motivo que hace tambalear a una de las empresas más grandes a nivel mundial? La ley sobre derechos de autor en EE. UU. señala que una persona es dueña de los derechos de una creación por cierto periodo de tiempo. Inicialmente, la legislación protegió a Disney durante 56 años. La empresa logró extender el beneficio hasta los 75 años y, a la fecha, ha conseguido preservar la exclusividad durante 95 años.

Y aunque aparentemente podría extender sus derechos, no la tiene tan fácil. El sector conservador de la política estadounidense se ha volcado en contra de Disney los últimos años por acercarse a demandas catalogadas de centroizquierda. Tal como lo evidencia el senador Josh Hawley «gracias a las protecciones especiales de derechos de autor del Congreso, las corporaciones woke (en referencia a las campañas en favor de la comunidad LGTBIQ+) como Disney han ganado miles de millones mientras complacen cada vez más a sus activistas», refirió.

El caso Mickey Mouse

La animación que se vería afectada por la legislación sería la que se lanzó el 1 de octubre de 1928 en el cortometraje ‘Streamboat Willie’. Sin embargo, las versiones posteriores del icónico ratón Mickey Mouse seguiría perteneciendo a Disney.

El director asociado de la Clínica Legal de Cine Documental de la UCLA señaló que la expiración de los derechos de autor no perjudica del todo a la millonaria empresa. “Puedes usar el personaje de Mickey Mouse como se creó originalmente para crear tus propias historias de Mickey Mouse o historias con este personaje. Pero si lo haces de manera que la gente piense en Disney, lo cual es probable porque han estado invirtiendo en este personaje durante tanto tiempo, entonces, en teoría, Disney podría decir que violaste su marca registrada”, explicó.

Winnie Pooh: el precedente

Desde enero de este año, el tierno oso amante de la miel y sus amigos del bosque dejaron de pertenecer a Disney. El hecho provocó la capitalización casi inmediata del afamado personaje. Por ejemplo, un comercial de Mint Mobile, muestra al actor Ryan Reynolds leyendo un libro para niños sobre ‘Winnie the Screwed’, un oso con una elevada factura telefónica.

Pero el hecho fue mucho más allá. El director Rhys Waterfield estrenará próximamente una película de terror protagonizada por el oso de Christopher Robin. El film se llama Winnie the Pooh: Blood and Honey y será protagonizada por Pooh y su entrañable amigo Piglet.

Al respecto, Mayeda señala que los artistas que incursionen en creaciones a base de los liberados personajes de Disney no deben cruzar la línea. Aspectos de los personajes basados en la marca Disney están completamente prohibidos. Si el contenido da pie a pensar que fue producido por la empresa tendría graves implicaciones legales.