La propuesta siguió el concepto pop-up y tuvo como local una llantería, un lugar inusual que demuestra que la gastronomía peruana se puede disfrutar sin importar el lugar en el que se encuentre.

Aunque Perú ha sido considerado innumerables veces como el mejor destino culinario del mundo, hasta hoy, no hay un restaurante peruano con una ‘Estrella Michelin’. Fue cerveza Cusqueña quien hizo realidad este viejo sueño de la mano de Víctor Gutiérrez, chef peruano ganador de dos estrellas: abrió por un día el restaurante ‘Maestros del Sabor’ bajo el concepto pop-up. La propuesta disruptiva reunió a un grupo de comensales para disfrutar de una deliciosa experiencia gastronómica en un peculiar ambiente: una llantería con el naming de la estrella.

“Perú no tiene restaurantes con Estrellas Michelin, pero lo que sí tiene son centros de distribución y venta de neumáticos del mismo nombre. Bajo esa idea creativa, ideamos lanzar una propuesta totalmente retadora, en donde el concepto principal es que podemos encontrar en todos lados los inconfundibles sabores peruanos, incluso en una llantería”, comenta Diego Devoto, director de Premium Brands en Backus Ab-Inbev.

La estrategia de Cusqueña

El objetivo fue recalcar la importancia de que los restaurantes peruanos tengan el reconocimieno de la guía Michelin para poner la comida “made en Perú” ante los ojos del mundos. Para ello Cusqueña siguió el concepto pop-up al pie de la letra: menús originales, lugares inusuales y la atención directa del chef. El nombre que acompaña la acción ya lo conocemos, se ha convertido en un sinonimo de Cusqueña en terreno gastronómico y la forma que refuerza su posicionamiento de marca a través de este sector: “Maestro del Sabor”

La llantería concesionaria de Michelin fue la elegida para realizar esta hazaña, convirtiéndola en el primer restaurante con una estrella del mismo nombre en Perú. Al espacio se le dio una ambientación completa y acorde al concepto creativo, acompañandolo con un menú exclusivo preparado por Víctor Gutiérrez -quien consiguió sus estrellas por su restaurante homónimo en España- y todas la variedades de cervezas Cusqueña.

Para la ocasión especial, Gutiérrez -llegó desde España exclusivamente para este evento- preparó y presentó a sus comensales una exquisita “hamburguesa de alpaca con toques de jamón ibérico” que, junto a una Cusqueña Doble Malta, logró capturar la esencia de nuestra cultura culinaria junto a un maridaje perfecto, despertando los paladares peruanos y el interés del público por conocer más de este arte.

Con esta iniciativa, Cusqueña continua generando interés en la cocina peruana y sus talentos, evidenciando cómo Perú cuenta con una de las mejores propuestas culinarias del mundo y el por qué merece reconocimiento para seguir creciendo. Además, con sus cinco variedades – dorada, trigo, roja, negra y doble malta – busca potenciar la importancia del maridaje en nuestra gastronomía, enseñando a sus consumidores a reconocer la combinación y el balance perfecto de sabores, texturas y aromas de una Cusqueña y nuestros platos peruanos.

“Cusqueña trajo una estrella Michelin donde faltaba una, y los comensales disfrutaron de una nueva experiencia llena de sabores únicos. Con ‘Maestros del Sabor’, esperamos seguir generando consciencia y conversación para obtener el reconocimiento que nuestra gastronomía peruana se merece.” finaliza Devoto.

Publirreportaje