Ropa. Duplicar el tiempo de uso de las prendas reduciría en 50% las emisiones de gases de efecto invernadero que produce la industria de la moda.

La industria textil es considerada la segunda más contaminante del mundo, únicamente después de la industria petrolera, por segundo se entierran o incineran un número de prendas de vestir equivalentes a un camión lleno de basura, según la ONU. En Perú, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) indica que se desechan más de 47,500 toneladas de residuos textiles por año, siendo Lima Metropolitana, la capital, el generador del 60% de estos que en su mayoría provienen de talleres de confección y ropa en desuso.

Atacama se encuentra en Chile, a poco más de 2000 kilómetros al sur de Ica- Perú. Es uno de los vertederos textiles más grandes del mundo, donde llegan al menos 39,000 toneladas de ropa de segunda mano o incluso prendas nuevas y con etiqueta de temporadas desfasadas. Haciendo frente a ello, Electrolux se asoció con el dúo de diseñadoras Rave Review, conocido por sus coloridas colecciones de ropa reciclada de alta costura para dar vida a la primera colección de moda reciclada de Atacama, con el objetivo de mostrar el creciente problema de los residuos de la moda y crear un ejemplo inspirador que pueda impulsar un cambio en el comportamiento de los consumidores.

“Sabemos por estudios que prolongar la vida útil de nuestras prendas tan solo 9 meses, puede reducir en hasta 30% el impacto del carbono, el impacto hídrico y los residuos generados. Está claro que tenemos que cambiar la forma en que usamos y cuidamos de nuestra ropa, arreglar o reciclar la ropa usada, y airear, tratar con vapor o lavar la ropa de una forma más sustentable”, declaró Vanessa Butani, vicepresidenta de sustentabilidad del Grupo Electrolux.

Lee también: “Herederos del Campo”: programa de Golden beneficiará a familias agricultoras de San Martín y Lambayeque

La industria de la moda es responsable del 20% del desperdicio total de agua en el mundo y del 8% de los gases de invernadero. Asimismo, genera que se deseche al mar medio millón de toneladas de microfibra anual, que equivalen a 3 millones de barriles de petróleo.

 “Si todo el mundo hiciera un pequeño cambio, para romper el ciclo, podríamos reducir el impacto ambiental de nuestros textiles. Por ello, para impulsar un debate en torno a la necesidad de cuidar mejor de la ropa que ya poseemos, de la mano de Rave Review, hemos creado Break the Pattern una colección de 12 prendas, cada una única y confeccionada con ropa rescatada del cementerio de ropa de Atacama” señala la vicepresidenta de sustentabilidad del Grupo Electrolux.

En ese sentido la ejecutiva menciona que la reducción de las temperaturas de lavado y el cambio del detergente en polvo por detergente líquido podría suponer un ahorro anual de 50 kg de CO2 por máquina, lo que supondría un importante impacto al ser aplicado por millones de consumidores.

“De continuar laborando bajo el enfoque de la industria, las emisiones de gases contaminantes de esta se incrementarían en alrededor de 50% para el 2030. Sin embargo, para el mencionado año, nuestra meta desde Electrolux es hacer que la ropa dure el doble de tiempo con la mitad del impacto ambiental. Para lograrlo necesitamos inspirar y educar a los consumidores sobre cómo pueden lograr que las prendas que ya poseen duren más tiempo y Break the Pattern es parte de este objetivo” concluyó Butani.