Alrededor de 38 mil demandas aseguran que el clásico talco para bebés contiene asbesto, motivo por el que la multinacional ya quitó de los anaqueles en Estados Unidos y Canadá este producto.

La multinacional Johnson & Johnson (J&J) anunció que cesará la producción y comercialización de uno de sus productos más icónicos: el talco para bebés. Una decisión que han tomado a dos años de haber suspendido sus ventas en Estados Unidos y Canadá en el 2020 y ahora aseguran que ocurrirá lo mismo en todo el mundo a partir del próximo año.

Denuncias de consumidores

A través de un comunicado publicado esta semana, la multinacional informó de su intención de emplear almidón de maíz en vez de talco en esta línea de productos de higiene infantil. El conglomerado de salud, que mantiene que los productos son seguros, acarrea casi una década de demandas por supuesto riesgo de cáncer vinculado al emblemático polvo para bebés de la compañía, que se vendía desde 1894.

De hecho fueron casi 38.000 denuncias de consumidores por presuntos riesgos para la salud. Como lo es la contaminación con asbesto en su composición, por lo cual la compañía asegura emprender la transición hacia modelos de “innovación sostenible” como el uso del almidón de maíz. 

No obstante, J&J insiste, “firmemente convencido”, en la inocuidad de los polvos de talco convencionales. “Los polvos para bebé a base de maicena ya se venden en países de todo el mundo. Son una marca global emblemática de [la división de salud de] J&J (…) Nuestra posición sobre la seguridad de nuestro talco cosmético permanece sin cambios. Respaldamos firmemente las décadas de análisis científico independiente realizado por expertos médicos de todo el mundo que confirman que el talco es seguro, no contiene asbesto y no causa cáncer”.

Un producto nocivo para la salud

La exposición al asbesto se ha relacionado con el cáncer de pulmón, pero existe un debate sobre si también puede causar cáncer ovárico. La multinacional ha perdido varios juicios por demandas por este último. En 2017, un tribunal de Los Ángeles condenó a la farmacéutica a pagar US$417 millones al considerar que era responsable de un cáncer de ovario terminal diagnosticado a una mujer de 63 años. Asimismo, se condenó a la empresa por no advertir adecuadamente del riesgo asociado al uso de sus productos con talco.

El mayor estudio realizado hasta la fecha, con más de 252.000 mujeres, no ha encontrado una relación entre el uso de polvos de talco y el cáncer de ovario, si bien sus autores reconocen que es necesario seguir investigando, ya que el estudio puede no tener “la suficiente potencia” para detectar “pequeños incrementos en el riesgo”.

LEE TAMBIÉN: Cuentas en Linkedin demuestran la relación entre empleados de TikTok y el gobierno chino

El talco está hecho de un mineral consistente principalmente en magnesio, silicio y oxígeno. En su forma natural, algunos talcos contienen asbesto, que según la Sociedad Estadounidense del Cáncer puede causar cáncer de pulmón por inhalación. La industria de bienes personales ha seguido durante mucho tiempo pautas que prescriben que los productos de belleza no deben contener “cantidades detectables de asbesto”.

Angel Vizcaino

Angel Vizcaino

Redactor Web con experiencia en medios digitales y posicionamiento SEO. Contacto: [email protected]