El concurso de belleza más famoso del mundo debe sortear este año más obstáculos que de costumbre. Darle más espacio a las redes sociales, a la diversidad y a las declaraciones políticas son algunas de las medidas asumidas por la organización.

Así como despierta pasiones, el Miss Universo despierta odios y aversión. Para los que se inclinan por el primer sentimiento se trata de una institución de 71 años con gran trayectoria corporativa que enseñar, y para los que van en el segundo grupo, no es más que una feria en la que se venden mujeres como ejemplares de ganado.

En esa dualidad el evento ha sobrevivido siete décadas y siempre ha logrado salir al paso de los momentos complicados. Como por ejemplo este año, cuando se apresta a llevar a cabo su primera edición postpandémica, que le significa grandes desafíos logísticos pero sobre todo de narrativa.

Las 4 claves del primer Miss Universo post pandémico:

Para dar paso a una imagen que se muestre a tono con los nuevos tiempos, el concurso puso en marcha cuatro puntos que hablan de su adaptación al cambio.

Instagram

El Miss Universo decidió darle relevancia a su canal en Instagram, la red social preferida por el entretenimiento y la farándula. Esta edición más que ninguna otra podrá disfrutarse por esta vía, tanto en lo que respecta al vento propiamente dicho como a contenido adicional, que de hecho lleva meses siendo compartido para mantener el tema sobre la mesa.

Declaraciones políticas

Por primera vez el concurso será más abierto en lo que respecta a las declaraciones de tono político de las concursantes. Luego de un año marcado por el Black Lives Matter y con el movimiento #MeToo aún resonando en el ambiente, es el momento para que las misses se vean como mujeres mucho más informadas y de avanzada de lo que hasta ahora se les había permitido.

Más diversidad

Con la tendencia del body positive creciendo como espuma y las nuevas nociones de género llegando a todos los espacios, es hora de que el Miss Universo deje de lado su único estándar de «mujer» y se abra a otros paradigmas. En la anterior edición Ángela Ponce fue la primera mujer trans en participar representando a España y este año Lola de los Santos, de Uruguay, se declaró bisexual, siendo la primera concursante en hablar sobre sus preferencias sexuales públicamentete durante el certamen.

Cambio de presentador

Y sí, ya era hora de dejar ir a Steve Harvey, el presentador célebre por equivocarse de nombre y causar trauma psicológico en las concursantes. Cinco años fue demasiado. Este año estarán conduciendo Mario López y la ex soberana Olivia Culpo, que esperan dotar al concurso de aire fresco.

Son cambios modestos pero tomando en cuenta que hablamos de una institución prácticamente monolítica, obviamente dejan entrever que hay mucho en juego y que el mundo podría pronto hartarse de una elección de la «mujer más bella». Así que para el concurso solo se trata de supervivencia.

El Miss Universo 2021 se llevará a cabo este domingo 16 de mayo desde Miami. Miss Perú, Janick Manceta, se perfila como una de las favoritas.