La app de mensajería de origen ruso crece como la espuma luego de la polémica sobre la privacidad en WhatsApp.

La polémica de las nuevas condiciones de uso de WhatsApp no hizo sino beneficiar a Telegram, que en los últimos días ha vivido un crecimiento exponencial a nivel global que lo llevó a ganar 25 millones de nuevos usuarios en un periodo de tan solo 72 horas, alcanzando más de 500 millones de usuarios activos en lo que va de semana.

Dicho por el propio CEO de Telegram, Pável Dúrov, este aumento se debe a que «las personas ya no quieren intercambiar su privacidad por servicios gratuitos», haciendo referencia directa a Facebook y su filial WhatsApp.

De acuerdo con las cifras difundidas por el propio Dúrov, los nuevos usuarios de la aplicación de mensajería de origen ruso proceden de todo el mundo: el 38% de Asia, el 27% de Europa y el 21% de Latinoamérica.

Pero explicó que una vez alcanzado este nivel en un proyecto hay solo dos opciones «empezar a ganar dinero para cubrir los gastos, o vender la compañía». En primera instancia solo está la opción de generar dinero. Como ha afirmado varias veces Dúrov, la prioridad de Telegram siempre serán sus usuarios y por lo mismo debe mantenerse independiente.

Así que por ahora la opción de Telegram es comenzar a monetizarse con contenido premium y una plataforma publicitaria propia.

Telegram resalta como puntos a favor de su plataforma, además de la garantía de privacidad, otras ventajas como los chats secretos y con autodestrucción de mensajes, el bloqueo a las capturas de pantalla, el envío programado, el envío silencioso, la edición de mensajes enviados, las funcionalidades multimedia que ahorran datos sin perder calidad, un mayor catálogo de stikers, algunos de los cuales son interactivos, así como el uso alternativo del nombre de usuario o del número telefónico, entre otras opciones.