Una campaña de prevención del gobierno de Canadá busca hacer ver a su población que este flagelo muchas veces está más cerca de lo que pensamos.

Una campaña de prevención del gobierno de Canadá busca derribar prejuicios en torno al tráfico de personas y mostrar que es un flagelo que no siempre luce como lo muestra el cine, sino que puede venir de miembros cercanos del entorno de hecho, casi siempre de parejas o exparejas.

El spot, que es la pieza principal de la campaña, muestra el devenir de una pareja aparentemente normal que poco a poco va siendo fracturada por la violencia de género hasta que el desenlace muestra las verdadera intenciones de uno de sus miembros.

«La trata de personas no tiene por qué implicar contenedores como calabozoa o el cruce de fronteras, está sucediendo en comunidades de todo Canadá», dice el texto que acompaña el video en YouTube.

«Muchos canadienses tienen malentendidos sobre la trata de personas. Esta campaña se desarrolló para resaltar la percepción errónea del público y alentar a los canadienses a conocer los hechos. La trata de personas es un delito complejo y no es lo que parece a veces. Los traficantes consiguen que sus víctimas obedezcan a través de diferentes formas de coacción y las explotan a través de actividades generalmente relacionadas con servicios sexuales o laborales», dijeron desde la agencia Banfield Agency, reponsable del trabajo creativo.

Las piezas pueden verse en distintas plataformas digitales y en YouTube está disponible en varias versiones.