Dicho país ha expuesto que las personas que quieran hablar en redes sociales de temas como medicina y derecho deberán estar preparados.

Una nueva polémica surge en China, uno de los países más controvertidos a nivel mundial, por sus políticas de estado. Esta vez la medida afecta directamente a los llamados influencers, quienes deberán tener estudios comprobados para hablar de temas complejos en las redes sociales.  

La norma oficial del gobierno chino restringe el tratamiento de ciertos temas en las redes sociales, como la medicina y el derecho. Solo aquellos creadores de contenido que estén en la posibilidad de acreditar estudios acordes a la materia podrán hablar de ello. Un título universitario será válido.

De esta manera, para hablar de medicina en redes sociales, únicamente los médicos influencers podrán hacerlo. A la vez, los abogados recibidos serán los únicos que puedan referirse a temas de derecho.

Esta restricción en el país asiático está apuntando especialmente a los streamers de las plataformas de contenido de firmas como Tencet y Alibaba, muy populares en China, según la CNBC.

¿Racionalidad o censura?

En el Perú, los usuarios de redes sociales suelen criticar a los creadores de contenido cuando hablan de temas de los cuales no son expertos. A simple vista, esta medida adoptada en China parecería ser coherente para enfrentar la desinformación que abunda en Twitter, Instagram o YouTube. Sin embargo, también podría analizarse el tema de la censura.

En los últimos años, con el afán de contener el avance de las redes sociales, China ha impuesto una larga fila de restricciones. En algunos casos se ha hecho de forma positiva para atacar las fake news, aunque en otros solo se ha buscado apagar las voces críticas al gobierno de Xi Jinping.

Por ejemplo, en China rigen normas que le da el poder al gobierno para borrar publicaciones en cualquier plataforma de redes sociales que no sean del agrado de Beijing. También se ha prohibido aquellas que perjudiquen al liderazgo del Partido Comunista Chino.