De ser un producto para peruanos inmigrantes, se convirtió en el 85% de las exportaciones de la empresa que la produce. Descubre cómo lo hizo aquí.

Una década atrás, Cusqueña apuntaba a una estrategia destinada a conectar con un público “nostálgico” – los más de 3 millones de peruanos que habían emigrado – concentrando su exportación en los cinco mercados principales a los que llegaba directamente: Reino Unido, Estados Unidos, Chile, España y Japón, con exportaciones indirectas a Centroamérica y otros países europeos. 

Actualmente, esta marca insignia del portafolio de Backus, representa el 85% de las exportaciones de la oferta de la empresa. Para lograrlo, desde la compañía han dado un giro a su estrategia de posicionamiento en los últimos años, que no solo busca conectar con ese público peruano, sino con los consumidores de cada país en los que se encuentran los migrantes del Perú.

En este sentido, también ha impulsado su campaña de difusión masiva  a través de cuatro presentaciones: Dorada, Trigo, Roja y Negra. A estas se ha sumado una quinta variedad en honor a los 110 años de maestría cervecera que ostenta la marca; se trata de la Cusqueña Doble Malta, que consigue “lo imposible” al mezclar dos estilos de maltas de alta calidad: la Pilsner y la Munich.

Gracias a estos proyectos y otras estrategias, Chile ha tomado su lugar como principal destino de los envíos, llegando a quintuplicar el volumen de exportación de la marca hacía este país vecino tan solo en el 2018. Para conocer en detalle esta historia, te invitamos a ver el siguiente video: