Se estima que cada capítulo de Game of Thrones movió más de 5 mil millones de interacciones entre Facebook y Twitter sólo en Estados Unidos. ¿La precuela logrará lo mismo?

El final de Game of Thrones dejó a varios espectadores con un mal sabor de boca. A finales del 2020, HBO anunció la realización de una precuela llamada «House of the Dragon», que abordará los hechos ocurridos 167 años antes de lo que se vio en la exitosa serie fantástica.

Pese a que su estreno será el 21 de agosto, pocos conocen la historia en la que está basada esta precuela: la guerra civil que enfrentó a la familia Targaryen, los antepasados de Daenerys, a quien vimos conocimos siendo interpretada por Emilia Clarke.

Lee también: Kidults: Así gastan los adultos que aún no dejan de ser niños

¿De qué trata House of the Dragon?

Ambientada 300 años antes de los eventos de Game of Thrones, la producción audiovisual cuenta la historia de un período turbulento para la Casa Targaryen, uno que enfrentó a hermano contra hermano. La discordia se originó por quién debería gobernar en el Trono de Hierro.

La serie sigue a varias generaciones de la familia Targaryen, incluido Aegon el Conquistador y sus hermanas-esposas, Visenya y Rhaenys. Se conoce que la producción se centrará en la primera guerra civil Targaryen, también conocida como la «Danza de los Dragones». Es durante este periodo que los dragones se extinguieron.

Marketing en Game of Thrones

Con esta precuela quedará por ver si Game of Thrones continúa siendo exitosa y si se usaran las mismas estrategias de marketing que en el pasado o se inclinarán por nuevas ideas.

Es importante destacar que algunas claves del marketing en la serie de HBO se encuentran en su contenido potente, capaz de fidelizar e identificar al espectador. Asimismo, el impacto en las redes sociales también fue significativo, pues se estima que cada estreno de Game of Thrones movió más de 5 mil millones de interacciones entre Facebook y Twitter sólo en Estados Unidos.

A esto se suma que la serie lanzó un sinfín de merchandising, entre los que destacaban botellas, pollos fritos, tazas, camisetas, muñecos, diarios y más.