La firma editorial Pearson, detrás de múltiples textos académicos, aseguró que la tecnología blockchain les podría ayudar a obtener beneficios de la reventa de libros.

El editor de libros de textos académicos Pearson sugiere que la tecnología blockchain podría permitirle tomar una parte de las ventas secundarias de libros digitales. Capturando así una sección del mercado de libros que hasta ahora se le ha escapado.

Así fue publicado en el medio anglosajón Bloomberg, donde el CEO de Pearson, Andy Bird, explicó que cree que los tokens no fungibles, o NFT, podrían ayudar a los editores a ganar dinero con la reventa de libros de texto, aunque no llegó a describir planes concretos.

“En el mundo analógico, un libro de texto de Pearson se revendía hasta siete veces, y solo participaríamos en la primera venta”. Dijo Bird después de que la compañía anunciara sus últimas ganancias trimestrales esta semana.

Un panorama incierto

 El ejecutivo agregó que el cambio a lo digital ayuda a disminuir el mercado secundario. Así la tecnología como blockchain y NFT les permite participar en cada venta de ese artículo en particular a lo largo de su vida”. Bloomberg sugiere que esto significaría permitir que los compradores revendan libros electrónicos, algo que hasta ahora ha sido una rareza en el mundo editorial.

No está claro cómo, cuándo o si los NFT podrían aparecer en el catálogo de Pearson. Pero podrían marcar una nueva etapa en una guerra editorial de larga data. Gracias a conceptos legales como la doctrina de la primera venta, los compradores de libros físicos suelen ser dueños de los medios que han comprado y pueden venderlos sin que los editores originales ganen dinero. Pero los libros electrónicos han complicado ese cálculo.

 Cualquier transferencia digital crea una nueva «copia» del trabajo, y las ventas de libros electrónicos de segunda mano de terceros (junto con otras ventas de medios digitales de segunda mano) se han enfrentado a serios desafíos legales como resultado.

LEE TAMBIÉN: ¿Por qué el 70% de los peruanos no suelen comprar libros físicos o digitales?

Históricamente, eso ha dado a los libros físicos una ventaja incorporada para los estudiantes, que pueden comprarlos o venderlos de segunda mano para sufragar sus costos iniciales, a menudo extraordinarios, sin que los editores tomen nada de ese dinero. Permitir la reventa de libros electrónicos podría hacer que esa ventaja sea menos dramática.

La innovación de los NFT en el mercado editorial

Al igual que con muchas aplicaciones criptográficas convencionales, las NFT no aportan una innovación técnica obvia a esta pregunta. Bird habla sobre la forma en que los registros criptográficos rastrean la propiedad de un elemento del «propietario A al propietario B y al propietario C».

Pero esto siempre ha sido posible utilizando una base de datos digital. Una cadena de bloques ofrece una versión descentralizada de esa base de datos, pero las probabilidades de que Pearson use un sistema abierto completamente descentralizado son aproximadamente cero. 

Es casi seguro que extendería un esquema de protección de copia existente para evitar que los propietarios que no son NFT pirateen sus libros. Eso haría que la NFT fuera una hoja de parra encima de un marco de gestión de derechos digitales o DRM anticuado. En teoría, los NFT se pueden vender en mercados de terceros que no están aprobados por el creador, pero las grandes empresas como Ubisoft ciertamente no han seguido ese principio, y es posible que Pearson tampoco.

Angel Vizcaino

Angel Vizcaino

Redactor Web con experiencia en medios digitales y posicionamiento SEO. Contacto: [email protected]