La opción de reventa está disponible en la aplicación Adidas Creator’s Club y se espera que en 2022 el servicio llegue a tiendas digitales y físicas

Adidas llega al mercado de moda de segunda mano con la aplicación Choose to Give Back, un programa de reventa impulsado por la empresa estadounidense ThredUp, para alargar el ciclo de vida de sus prendas y productos a través de un software.

Choose to Give Back funciona por ahora dentro de la aplicación adidas Creators Club. Para hacer uso de ella los consumidores deberán ingresar y generar una etiqueta de envío prepaga del kit de limpieza a través de la aplicación y usarla para enviar ropa y accesorios, incluido su equipo deportivo usado, desde zapatillas para correr hasta camisetas de fútbol u otras prendas de alto rendimiento.

Si un artículo no está en condiciones de revenderse, pasará por la selecta red de socios de reutilización textil de thredUP. A cambio de enviar su equipo anterior, los miembros del Creator Club obtendrán recompensas.

La opción de reventa está disponible en la aplicación Adidas Creator’s Club y se espera que en 2022 el grupo amplíe el servicio a sus tiendas digitales y físicas.

LEE TAMBIÉN ¿Por qué las marcas están apostando por la moda circular?

La moda circular crece a gran escala

Adidas no es la primera marca que lanza sus apuestas al mercado de segunda mano. A finales de septiembre la marca de lujo Gucci anunció el lanzamiento de la plataforma digital Vault, justamente para sumergirse en ese mercado. En 2020 H&M también hizo un lanzamiento similar.

La sostenibilidad se ha convertido en una agenda mundial y los consumidores en vigilantes de que se cumpla esta tendencia, por lo que los retailers se arrojan a la economía circular sumando a su stocks productos de segunda mano. 

De acuerdo con un estudio de GlobalData y ThredUp, el mercado de la indumentaria de segunda mano tendrá un crecimiento exponencial en los próximos cinco años hasta alcanzar una facturación aproximada de US$77 000 millones en 2025. 

Incluso expertos señalan que de los consumidores que continuarán comprando ropa usada, una proporción que escala hasta el 53 % pertenece al target de los millennials y la Generación Z.