Una startup colombiana se inspira en la herencia cultural de la Guajira para diseñar un producto que pueda llevar luz a bajo costo. Entérate de los detalles.

La energía renovable es el recurso que abandera esta startup colombiana para desarrollar una lámpara que se alimenta de agua salada u orina para su funcionamiento, permitiendo llevar luz a comunidades donde los servicios eléctricos pueden ser inestables o incluso inexistentes.

Waterlight, ese es el nombre que recibe esta lámpara inalámbrica desarrollada por E-Dina en conjunto a la agencia creativa Wunderman Thompson, quienes aseguran que es más confiable que las lámparas solares. Esta es capaz de emitir hasta 45 días de luz continuos y cuenta con un puerto USB, a través del cual brinda la posibilidad de cargar equipos electricos pequeños.

Este dispositivo actúa a modo de minigenerador con el cual produce luz mediante un proceso de ionización: al ser surtido con 500 mililitros de agua de mar, la sal del agua produce una reacción con placas de magnesio y cobre dentro de la lámpara, transformándose en electricidad.

De acuerdo con el sitio web TicBeat, la tecnología de Waterlight es una iniciativa que busca ayudar a comunidades nativas en las zonas rurales o más desfavorecidas en la geografía colombiana en sus problemas de iluminación nocturna, cómo es el caso de la población wayú en la Guajira donde las artesanas, pescadores, entre otros no encuentran una solución al problema de electricidad.

El fabricante asegura que el proceso de desarrollo de esta pieza es 100% sustentable, puesto que sus materiales le aportan características de resistencia pero además este puede ser reciclables. Para difundir su utilidad y las raíces culturales que le dan forma a su diseño han estrenado en un spot que se encuentra publicado en las redes sociales de la compañía.