El establecimiento utiliza la tecnología como una solución a la crisis sanitaria, pero además apuesta por una experiencia innovadora para atraer a nuevos consumidores.

Un proyecto de innovación de casi ocho años se convirtió en la mejor estrategia de la pizzería Pazzi en Francia, no solo para sobrevivir a la pandemia, sino para ser un caso de éxito a pesar de la crisis. El establecimiento se jacta de ser el primero en el mundo con un sistema de atención 100% robótico, mismo que les ha llevado casi una década desarrollar.

No es nueva, la pizzería abrió por primera vez a finales del 2019, pero se vió obligada a cerrar sus puertas por el confinamiento. Por tanto, a mediados del 2020 regresaron con una propuesta de restaurante autónomo, es decir atendido totalmente por un pizzaiolo sintético, lo que se ha convertido a su vez en una importante máquina para atraer consumidores hasta el punto de que ya planean abrir dos nuevas sedes en París y otra en Suiza. 

LEE TAMBIÉN: Vender experiencias en el espacio físico: La estrategia para seducir clientes en el retail

¿Cuál es la estrategia comercial?

El éxito de este negocio tiene su origen en dos aspectos fundamentales. Su velocidad de atención es sin duda uno de los factores determinantes, de acuerdo con sus creadores, el sistema consta de 2.000 piezas para su funcionamiento, lo que les permite hacer una pizza de 29 centímetros en menos de 5 minutos, llegando a hacer 80 pizzas a la hora.

Sumado a esto, el establecimiento se ha convertido en toda una experiencia de consumo, durante los 5 minutos de espera los consumidores pueden observar detalladamente cómo los brazos mecánicos realizan todo el proceso de trabajo que tradicionalmente era realizado por una persona, ofreciendo un valor agregado que otros han definido como marketing experiencial.

LEE TAMBIÉN: 6 predicciones sobre la evolución del retail en 2022

Explicado de otra forma, “el valor no solo reside en el objeto de consumo (productos y servicios), y en la búsqueda y procesamiento de información sobre dichos objetos; El valor también reside en la experiencia del consumo. « Bernd Schmitt.

¿Cómo funciona una pizzería 100% automatizada?

El robot detrás de este trabajo tiene la capacidad de realizar todo el proceso de preparación de las pizzas, es capaz de preparar y estira la masa, a continuación coloca el tomate, los ingredientes, la introduce en el horno, la parte en trozos, la introduce en una caja, y la entrega al cliente.

De igual forma, el sistema de pago se encuentra totalmente digitalizado, pues los pedidos, así como la realización de la facturación del pago y posteriormente llevar el servicio a la mesa es autónomo y sin contacto.

Por supuesto, un equipo de ingenieros vigila a distancia que todo el proceso suceda como debería «Tenemos ingenieros que trabajan a distancia y que pueden tomar el control y vigilar con las cámaras, por lo que pueden corregir cosas si es necesario para asegurarse que el servicio continúe», afirma Sébastien Roverso uno de los dueños del negocio.