Una encuesta realizada a finales de junio, refleja la opinión de 166 gerentes generales y dueños de medianas empresas sobre la economía del país para el segundo trimestre del 2022.

El último Índice de Confianza Empresarial realizado por Vistage, la red de CEO y ejecutivos más grande del mundo, cerró el segundo trimestre de 2022 con un resultado de 68 puntos, el indicador más bajo que ha registrado el país desde que se inició esta medición cinco años atrás, y supone un nivel incluso menor que el registrado al inicio la pandemia del COVID-19, en el primer trimestre de 2020, cuando la confianza empresarial cayó hasta los 77 puntos.  

«Sin duda este marcador refleja una combinación de factores externos y otros locales, como la alta inflación global, los problemas logísticos con las mercancías, y las alertas sobre un escenario de recesión económica en los Estados Unidos y Europa comienzan a dejar una huella en las expectativas peruanas», recalcó Ignacio Mealla, director de Vistage Perú.

Indicadores económicos

El 85% de los líderes empresariales consultados percibió un retroceso sustancial en las condiciones económicas del Perú. Este es el segundo trimestre consecutivo en el que se observa una desmejora en el contexto económico local, sumando 22 puntos más a la percepción de empeoramiento económico, en comparación con el trimestre anterior. Solo el 7% de empresarios espera que la economía mejore en los próximos 12 meses, mientras que el 55% cree que empeorará.

Esta lectura negativa sobre el contexto económico peruano se da a raíz del aumento de los costos de producción en distintas industrias y los ajustes de las tarifas eléctricas, sin dejar de lado la caída del precio internacional del cobre, el retroceso de las exportaciones mineras por los conflictos sociales, y el declive en las exportaciones no tradicionales, como la de productos agropecuarios.

En este contexto, a los CEO’s y gerentes generales les preocupa cada vez más la capacidad adquisitiva de los hogares peruanos y los riesgos para la inversión privada, tal como lo reflejó el Instituto Peruano de Economía (IPE) en su termómetro económico.

Otros indicadores

En cuanto a estas proyecciones, los ejecutivos peruanos consideran importante mantener la cautela frente a las inversiones a realizar en los próximos meses. Frente a ello, el 53% de los gerentes generales contestó que mantendrá los mismos niveles de inversión, mientras que un 30% viene evaluando la opción de disminuirlos en el corto plazo, cifra que ha crecido en un 4% en comparación con el trimestre anterior. Solo el 17% de los líderes consultados espera que estas inversiones aumenten en lo que resta del año.

Por otro lado, los miembros de Vistage Perú esperan que sus compañías, distribuidas en distintos sectores económicos, puedan sortear las dificultades y continuar con un buen nivel de facturación. El 43% de CEOs apuestan por un crecimiento de su facturación, cifra que también disminuyó respecto al trimestre anterior, que representaba el 56%. En ese sentido, la cantidad de líderes empresariales que proyecta una disminución de sus niveles de facturación se hizo más grande, llegando al 20%, en comparación con el primer trimestre de este año cuando solo el 13% de ellos proyectaba esta disminución.

En este último indicador, los encuestados diferencian bien entre la rentabilidad de sus compañías y niveles de facturación. Por eso, el 42% espera que sus empresas mantengan los mismos niveles de rentabilidad, a pesar del crecimiento de su facturación. Asimismo, el 27%, un tercio de los entrevistados viene trabajando en aumentar su rentabilidad con nuevas estrategias, a pesar de los obstáculos externos y locales en el contexto económico.

Además, a pesar de las débiles expectativas sobre la recuperación económica, el 58% de los directivos han decidido mantener estables sus nóminas laborales en los próximos meses, aun cuando la creación de nuevos puestos de empleo en el Perú es uno de los indicadores más afectados en el corto plazo, según el Instituto Peruano de Economía (IPE), que reportó una desaceleración en la recuperación de las plazas laborales entre marzo y mayo, afirmando que hace falta crear más de 290.000 puestos de trabajo, solo en Lima Metropolitana, para volver a los niveles de anteriores a la pandemia del COVID-19.

“Con este panorama, es evidente que la percepción sobre la salud de la economía peruana ha empeorado respecto a los años anteriores. Sin embargo, los CEO y dueños de empresas peruanas siguen trabajando en la creación e implementación de diversas estrategias de recuperación, teniendo en cuenta que aún queda la mitad del año restante con sus dos momentos estelares, desde el punto de vista comercial: Fiestas Patrias y las fiestas de fin de año, por lo que no todo está dicho en cuanto a la situación de la economía peruana”, remarcó Mealla.

priscilla

priscilla

Periodista con experiencia en medios de comunicación y medios digitales. Buena redacción con posicionamiento SEO y generación de campañas de Branded Content. Contacto: [email protected]