“Trabajar en” y “hacer en” … la cocina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Aunque parezca que no hay diferencia entre ambas frases, creo que en publicidad sí la hay, porque para mí no es lo mismo “Trabajar en publicidad” que “Hacer en publicidad”; por lo menos, así pienso…

Seguramente pensarán que esa “diferencia” que alego es ninguna o poca cosa, pero no es lo mismo trabajar en la profesión que hacer en ella. Es verdad que todos los publicitarios trabajan, pero quienes hacen publicidad, es decir, los que crean la materia prima que son los mensajes o comunicaciones publicitarias, son los creativos en general (y en el término “creativo”, agrupo a las mujeres y a los hombres que crean, porque la creatividad no distingue sexos).

No se trata de dármelas de superior porque soy de esa rama de “hacedores”, sino que verdaderamente, el “producto” publicitario es la comunicación y todo lo demás servirá para que esta llegue al público de la mejor manera y a tiempo.

No se crea que menosprecio a los que laboran en el departamento de medios, a quienes son ejecutivos de cuenta, “planners”, productores audiovisuales o a los integran el personal administrativo y de apoyo de las agencias de publicidad, pero, –crudamente hablando- ninguno tendría razón de ser sin el producto creativo publicitario.

El “producto” que se entrega a los clientes y se somete al “consumo” popular, es la comunicación bajo la forma de “avisos”, utilizando diferentes medios o maneras de llegar a él. Serán comerciales para la radio o la televisión, avisos para os periódicos, las revistas, carteles para los paneles o los afiches, volantes …, o lo que sirva para que el mensaje cumpla, adecuadamente, esparciéndose de acuerdo las necesidades.

Todos los publicitarios “trabajamos” en publicidad, pero esta se hace –como decía mi amigo Lucho Gómez Sánchez, gerente de “Kunacc”- en la “cocina”, que era como llamaba al departamento creativo. Al principio, lo confieso, me chocó un poco la comparación, porque tradicionalmente la cocina es un lugar relegado en la casa, sin la importancia de la sala, el comedor o los dormitorios. La cocina está “detrás”, “escondida”, no está “a la vista”, pero sin embargo era- y es- el único lugar de la casa donde “se prepara” algo. De donde sale el sustento.

¡Me encanta haber sido “cocinero” publicitario y contribuido a crear novedosos y ricos “platos” que tuvieron mucho éxito!  ¿Y saben lo mejor? Fueron “platos” únicos.

¡Gracias!

Hemos recibido tus datos.

Validar por WhatsApp