“Por sus obras los conoceréis”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Uno es creativo, porque es considerado como tal.

Esta es una verdad que, de seguro, les baja los humos a quienes dicen ser creativos, porque sí. Porque ellos mismos se consideran así.

La creatividad claro que existe, pero reconocerla en alguien, depende del juicio y de la opinión de los otros, no en “sentirse / saberse” creativo uno. Nadie se puede definir a sí mismo como “creativo”, porque depende de la opinión de los demás. Las obras de arte, lo son, porque se les reconoce como tales, como producto de la creatividad de alguien, sea este un pintor, un escultor, un músico o un escritor.

Puede que suene raro esto o que parezca equivocado, pero   –especialmente en la creatividad publicitaria- se está sujeto al veredicto aprobatorio de colegas, clientes y la “prueba de fuego”, la que definirá la creatividad de la pieza publicitaria, está y está “en manos” del público al que es expuesta y será su reacción la que verdaderamente cuente al final. 

No quiero que me malentiendan, pero todo creativo publicitario (y todo creativo en general), para ser reconocido, tiene que someterse a un escrutinio y al juzgamiento de los demás. Uno puede considerarse creativo, pero no lo será en tanto no se le reconozca como tal. La frase de Jesús, en el “Sermón de la montaña”–por supuesto que en otro contexto- dice “Por sus obras los conoceréis”, refleja muy bien lo que en este pequeño artículo quiero expresar.

Mi intención no es atacar a los creativos (sí a los que “se creen creativos”), sino por el contrario, reconocer que la creatividad puede estar en uno y en sus obras, pero estas TIENEN que ser reconocidas y no es sencillo lograrlo, créanme.

¡Gracias!

Hemos recibido tus datos.

Validar por WhatsApp